Los afectados por el incendio que ha quemado 102 nichos en el cementerio parroquial de San Martín de Anes, en Siero, sienten una mezcla de incredulidad, espanto y rabia por un acto que consideran, por encima de todo, "innecesario".