Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luto en Ribadesella por la muerte de Menchu Álvarez del Valle: "Nos hemos quedado huérfanos", aseguran sus amigos

"Ella quería ser Menchu, no la abuela de", recuerda su amiga Estela Rosete

Desde hace doce años Menchu Álvarez del Valle era una asidua a las tertulias en Ribadesella, la discreción de la que hizo gala a lo largo de toda su vida hizo que tardara en participar de forma activa. "Quería estar segura de que no usaríamos fotos o declaraciones, a ella le gustaba pasar desapercibida y nosotros siempre la respetamos", recuerda su amiga Estela Rosete. Hoy sus conocidos se han quedado huérfanos. "Ella era muy querida, siempre que la acompañaba notaba el cariño que le tenía la gente", explica Estela. "Siempre decía la palabra acertada y tenía un don para percibir las cosas", añade. Entre sus allegados quería ser Menchu y no la abuela de. "Ella era Menchu, no demás era una circunstancia añadida", reitera la riosellana Estela Rosete.

Menchu Álvarez del Valle, nacida en Santander el 16 de enero de 1928, fue una de las voces más populares de la radio asturiana. Siempre se definió a sí misma como una "radiofonista de provincias" y trabajó durante más de 40 años en cadenas como Radio Asturias, Radio Oviedo, La Voz del Principado, Radiocadena Española y Radio Nacional de España. Residió en Oviedo desde los 16 años hasta que decidió trasladarse junto a su marido, José Luis Ortiz, fallecido en 2005, a la pequeña aldea de Sardéu, donde veraneó durante su infancia y juventud doña Letizia Ortiz. Menchu Álvarez del Valle recibió el Premio Nacional de Radio, otorgado por la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas de España.

Menchu Álvarez del Valle era viuda de José Luis Ortiz, representante de la firma Olivetti, quien falleció el 30 de marzo de 2005 a los 82 años. El matrimonio tuvo tres hijos, Jesús, padre de la Reina, Henar y Cristina, ya fallecida. Locutora, amante de la poesía y buena cocinera, su recuerdo sigue muy presente entre los que la conocieron.

Compartir el artículo

stats