Está claro que en Asturias nos gusta disfrutar de una buena folixa. La mayoría de habitantes del Principado, después de una larga semana de trabajo intenso se decide a salir a la calle en busca de esa bebida refrescante que le haga despejarse un poco de la rutina.

Hasta hora, la sidra era el principal reclamo. La gente salía en masa a las calles de la región para disfrutar de un buen culete escanciado por esos maestros escanciadores del Principado. Terrazas llenas a la hora del vermú o de la prefiesta con las mesas a retorcer de las típicas botellas verdes.