Ana María Aldón ha pasado, en menos de un mes, de la euforia a la desolación. El pasado 17 de septiembre su novio Eladio la sorprendía pidiéndole matrimonio en directo desdués de apenas cinco meses de relación y, enamoradísima, ella no dudaba en decirle que sí.

Una alegría que no duraba demasiado, puesto que días después su hija Gema Aldón entraba en escena y no dudaba en cuestionar públicamente la decisión de su madre: "Se ha precipitado, no me ha sentado nada bien la noticia. Se está equivocando. No le he dado la enhorabuena y le voy a decir que no se case. Ya estoy harta de aguantar hermanastros y hermanastras", estallaba en 'Socialité'.

Unas declaraciones que no han sentado nada bien a Ana María y que, unidas a la decisión de Gema de abrirse un perfil en una conocida web para adultos -donde comparte imágenes subidas de tono a cambio de dinero- han provocado una brecha ¿insalvable? entre madre e hija.