Una semana después de la exclusiva concedida por Alejandra Rubio y Carlo Costanzia anunciando su futura paternidad, Jorge Javier Vázquez opina sobre el embarazo más inesperado de la temporada. El presentador de 'Supervivientes', que conoce muy bien a las Campos y asegura tener "un máster en Camposlogía", ha tenido tiempo para reflexionar, leer y escuchar todas y cada una de las versiones ofrecidas por sus protagonistas hasta el momento. Tras varios días de silencio, el catalán se pronuncia.

Para Jorge Javier, este embarazo ha sido "un giro de guion que nunca vimos venir". Explica que para él (y para muchos) era más esperable "una ruptura que un hijo", algo por lo que cree que la noticia y el revuelo que ha generado desde el pasado miércoles "nos ha pillado a todos con el pie un poco cambiado".

A través de su blog en la revista 'Lecturas', el también actor reflexiona sobre la gran crisis de natalidad que hay en nuestro país. Alejandra Rubio, de 24 años, ha decidido seguir con su embarazo a pesar del poco tiempo que lleva saliendo con el hijo de Mar Flores; al que conoció el pasado mes de febrero y del que se quedó embarazada apenas mes y medio después. Para él, la futura maternidad de Alejandra Rubio, es una clara "llamada de atención a nuestros políticos: con dinero se pueden tener hijos".

Vázquez cree que mucha gente ha criticado la juventud de Alejandra sin razón. Porque "ser mayor no te asegura que vayas a ser un buen padre, aunque sí un padre más cansado".

Asimismo, no ha dudado en romper una lanza a favor de los futuros papás, pues para él, para ser padre "hace falta un mínimo de inconsciencia". "De muchas locuras han salido frutos extraordinarios", dice aplaudiendo la valentía de la pareja.

El presentador de televisión también se ha mostrado crítico hacia Alejandra y Carlo. En este sentido, tras las explicaciones ofrecidas por la hija de Terelu sobre la razón por la que habría decidido vender en una revista la noticia de su embarazo cuando siempre se ha mostrado contraria a ello: "Ha dado una exclusiva porque le han pagado mucho dinero. Punto. No hay más".

"Lo que me parece una insensatez es exigirle coherencia a una persona de veinticuatro años", dice mientras pide que se deje "de criminalizar el hecho de vender exclusivas relativas a tu vida privada", ya que "revitalizan el negocio y contribuyen a dar aire al género del corazón".