La asociación pro personas discapacitadas Raitana firmó hace treinta años sus estatutos, iniciando así una andadura llena de «peleas, reuniones y esperas, pero también de renovación y de saber echar otra vez el vuelo». Tres décadas en las que ha conseguido muchos de sus objetivos. Ha crecido y avanzado en el camino, dando pasos hacia una meta que espera esté cada vez más cerca, la de conseguir la apertura de un centro de atención a la dependencia en el concejo de Villaviciosa.

Esta trayectoria es la que los miembros del colectivo han querido reflejar en el calendario de este año, que pondrán a la venta el jueves en el mercadillo solidario que han organizado en su nueva sede. El almanaque está protagonizado por usuarios, familiares y voluntarios de la asociación, que una vez más han hecho de Villaviciosa su plató fotográfico para mostrar la labor tan importante que realizan. En esta ocasión, con la música como punto de unión.

La primera imagen, la de la portada, es una de las más importantes. Integrantes de la asociación posan sonrientes frente a la puerta de la casina de la Oliva, su sede durante los últimos años, acompañados del empresario José Cardín. La Fundación Cardín es la propietaria del inmueble, que hace más de una década cedió a la entidad para poder desarrollar su labor. «Pepe siempre nos ha estado apoyando desde el primer momento. Le estamos muy agradecidos», dice Emi de Agustín, presidenta de Raitana.

En el interior del almanaque, las fotografías muestras a los usuarios y voluntarios tocando distintos instrumentos. En enero, por ejemplo, Marisa García sale tocando el violín ante las miradas de Esther Liñero, Paula Díaz y Aurora Mier; mientras que en marzo Jairo Cantón, Paolo Bramati y Manuel de la Llera se animan con la gaita.

Hace dos años, la asociación decidió inspirarse en el desembarco de Carlos V para el calendario. Los usuarios se vistieron con las ropas que se usan cada verano en el desembarco y posaron frente a algunos de los monumentos más destacados de Villaviciosa. La propuesta fue todo un éxito, llegando a tener que sacar más de una edición. Un resultado que esperan volver a repetir, puesto que el dinero recaudado les permitirá sufragar las actividades que realizan durante el año.

La intención de la asociación es mostrar algo que vienen defendiendo desde su fundación hace ya treinta años, que son capaces de todo lo que se propongan. El mismo mensaje que quieren lanzar con el mercadillo navideño que han organizado para el fin de semana en la que es su nueva sede, la antigua estación de Alsa. Quienes se acerquen podrán adquirir artículos de segunda mano, juguetes, libros, dulces navideños... Y también muchos de los productos que los miembros de la asociación elaboran durante el año en los distintos talleres. Han realizado casas para pájaros, trampas contra la avispa asiática, decoración navideña o pequeños maceteros. La mayoría, además, con material reciclado.

La programación incluye juegos infantiles, bingo, música en directo, karaoke, torneo de parchís y muchas más sorpresas con las que animar el ambiente. Su objetivo es que sea «algo más que un mercadillo». El horario del jueves será de 17.00 a 20.00 horas.El viernes y el sábado abrirán también por la mañana de 11.00 a 14.00 horas. El domingo lo harán solo por la mañana. Desde el colectivo también animan a la gente a que visiten el belén que sus socios han montado en la Casa de los Hevia.

La asociación inauguró recientemente su nuevo local para actividades, ubicado en la antigua estación de Alsa, en la calle del Marqués de Villaviciosa de la capital maliayesa. El Ayuntamiento de Villaviciosa se encargó del acondicionamiento del local a través del programa de empleo "Joven Ocúpate" y del servicio de obras municipales, con una inversión superior a los 30.000 euros de los presupuestos municipales. Además, los voluntarios de la asociación han completado con sus trabajos las instalaciones, decoración y pintura del local con símbolos, mensajes y mucho colorido.