Llega la Navidad y es tradición decorar el interior de las casas con infinidad de adornos típicos de estas fechas como el Belén o el árbol para hacer de ellas momentos aún más cálidos y entrañables. Pero en la localidad de Cazanes, en Villaviciosa, la iniciativa de una de sus nuevas vecinas, Laura Cruzado Ruiz, va más allá. Ha llenado de colorido y motivos navideños también el exterior de su vivienda y lo ha hecho a lo grande en lo que respecta a originalidad y mimo. Su gesto tiene todavía más valor en un pueblo que cuenta con poco más de dos docenas de residentes.

"Mi marido Nacho y yo nos vinimos a vivir aquí cuando la pandemia y esta es nuestra primera Navidad de verdad que vamos a celebrar en el pueblo. Queríamos preparar algo bonito para compartir la ilusión de esta celebración con todos los vecinos, especialmente los más pequeños pero también los mayores", explica Laura Cruzado sobre la singular iniciativa que ha entusiasmado a todos en Cazanes.

Para ello Laura, "toda una aficionada a las manualidades", y su marido, "todo un manitas", se propusieron decorar el entorno de su casa con materiales reciclados convertidos en originales símbolos navideños que sorprenden por su creatividad y vistosidad. Unos laboriosos trabajos que comenzaron a preparar hace casi dos meses con varias horas de trabajo diario.

Laura Cruzado, con Noa y Naël Mondelo, echando en el buzón sus cartas para los Reyes Magos. | Vicente Alonso

De lo más llamativo resulta el tradicional Belén con la Virgen María, el Niño y San José. "Todos los adornos tienen aires asturianos. En el Nacimiento hemos puesto una vaca, una oveja y un burrín sobre una estructura hecha con maderas sobrantes de muebles y telas recicladas, todo decorado con ramas de pino y varas de eucalipto, piñas o nueces recogido en nuestro entorno", destaca Laura, que agradece la gran colaboración de su padre Manuel Cruzado del que dice "sabe hacer de todo".

"Tren de regalos"

Toda una sorpresa también para los más pequeños es "el gran tren de regalos" conducido por Papá Noel y un reno que también decora la zona. "Está hecho con cajas de frutas montadas y pegadas, llevando frutas otoñales o carbón hecho con bolitas de periódico pintadas de negro. En latas de conservas se empaquetaron los pequeños regalinos, algunos de verdad", explica Laura, que en este caso contó con la colaboración del taller de Marleti en Villaviciosa para algunos materiales.

Otra de las piezas llenas de magia navideña es el "buzón de los Reyes Magos" para que los niños puedan echar sus cartas con los deseos para la noche del cinco de enero. "Está montado con cajas de cartón de distintos tamaños y la corona real se hizo con una gorra de mi hijo a la que le quité la visera. Lleva muchos detallitos brillantes y no tiene nada que envidiar a las coronas de cualquier Rey", explica sobre unos elementos en los que colaboró en su aportación Nacho García."Estamos reutilizando objetos y materiales cotidianos que normalmente se tiran a la basura", explica García. Además, sobre el precioso escenario navideño delante de la casa familiar no faltan el árbol y la estrella de Navidad, luces y guirnaldas solares y hasta copos de nieve.

En imágenes: Cazanes, la aldea de Villaviciosa que brilla por Navidad Vicente Alonso

Marta y Nacho han presentado a los vecinos los especiales ornamentos que ahora luce esta casa de Cazanes. "Nos hemos reunido a merendar todos juntos y así empezar a celebrar este año la Navidad, que tras la pandemia queremos que sea la más especial de los últimos años". A la inauguración asistieron 23 vecinos, desde el más pequeño, Hugo, de 4 meses, a la de más edad, Amalia, de 78 años. El alcalde pedáneo Rafael Fernández, "Falo", se sumó a la celebración aportando su sidra casera.

"Es una iniciativa muy guapa en Cazanes y además ecológica y asturiana. Hay que felicitar a sus promotores" dijo orgulloso y agradecido Fernández sobre el vistoso decorado navideño que hacer brillar como nunca la Navidad en Cazanes.