Los hoteles de Villaviciosa están a medio gas este puente. La ocupación apenas roza el 50 por ciento en la mayoría de los casos y los que tienen suerte de tener todas las habitaciones reservadas es porque disponen de pocas plazas. "No hay color con el año pasado, todavía lo miramos hace poco. En 2021 tuvimos prácticamente todo diciembre lleno y este puente estamos como 40 por ciento", indica Beatriz Costales, recepcionista del hotel Casa España. Los turistas que este puente visitan Villaviciosa son principalmente "clientes fijos que vienen todos los años". "También se ve mucho gente que tiene segunda residencia y asturianos que vienen a pasar el día pero luego duermen en su casa", añade.

Los hoteleros, que sí tuvieron un gran verano, achacan este descenso de reservas a la inflación. "Con la subida de precios es normal. Estamos en una época en la que se gasta mucho y, o decides sales de puente o ir de compras de los regalos de Navidad. Además hay que pagar la luz, la calefacción...", indican en el sector local.

Por esa razón los empresarios de Villaviciosa han decidido mantener este año los precios estables, aunque algunos hoteles, como Casa Manquín, han apostado por establecer un mínimo de dos noches "para intentar compensar gastos". "En 2023 sí que los subiremos ligeramente", adelanta Costales.

La escasez de reservas se mantendrá de cumplirse las previsiones durante todo el mes. "Por el momento hay pocas, aunque creo que la gente va a esperar al último momento", opinan en Casa Manquín. El establecimiento cuenta también con restaurante, que sí registra una importante actividad. "Están siendo dos años difíciles. El día que falle Semana Santa o el verano, entonces tendremos que plantearnos cerrar", sentencian los hoteleros.