Villaviciosa desbloquea, tras 16 años, el desarrollo urbanístico de la calle Asturias

El plan previsto permitirá construir una treintena de viviendas y conectar la carretera de Miravalles con el centro urbano

La calle Asturias, que será prolongada y donde se llevará a cabo el proyecto

La calle Asturias, que será prolongada y donde se llevará a cabo el proyecto / Alicia García-Ovies

El desarrollo de la unidad de ejecución urbanística número 16 del casco urbano de Villaviciosa, entre las calles Asturias y El Pingón, será finalmente desbloqueado después de dieciséis años de espera. El equipo de gobierno local ha dado luz verde al proyecto, que permitirá la construcción en la zona de treinta viviendas, así como la unión de ambos viales.

El proyecto presentado por una promotora contempla destinar cerca de tres mil metros cuadrados a la construcción de pisos. La tipología constructiva será de manzana cerrada con un fondo de 12 metros. El proyecto que de momento hay sobre la mesa prevé bajos dedicados a locales comerciales, tres alturas y bajo cubierta. En total, calculan que se podrán hacer unas treinta viviendas nuevas.

La actuación es, además, “fundamental” desde el punto de vista del urbanismo local, puesto que permitirá prolongar la calle Asturias para unirla con El Pingón, destaca el Ayuntamiento. De esta forma, el nuevo vial se convertirá en una pequeña ronda del casco urbano por su lado sur. Se descongestionará el tráfico y se mejorará el acceso al centro desde la carretera AS-330 de Miravalles y desde la de Anayo.

Por último, se contempla la creación en la zona de un área verde, de titularidad municipal, que tendrá una superficie de cerca de mil metros cuadrados.

La aprobación inicial se ha publicado ya en el Boletín Oficial del Principado (BOPA), lo que supone el paso previo al desarrollo de la unidad. También se han aprobado los estatutos de la Junta de Compensación, que se encargará de la contratación de las obras, así como de la gestión de todo el proceso. Para garantizar la ejecución de la iniciativa, la empresa promotora tendrá que depositar una fianza de 150.000 euros.

Con este proceso de desbloquea un proyecto iniciado ya hace dieciséis años. Una situación similar a la que se produjo en 2019 cuando se aprobaron las obras para la ejecución de la prolongación de la calle La Oliva hasta Pidal Arroyo. En ese caso el retraso alcanzó los trece años.