La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Peón se quedaron con más ganas: “Tienen que volver, les quedó mucho por ver”

Los vecinos animan a los monarcas y a sus hijas a volver un día con más tiempo y disfrutar de la panorámica del valle, que es "impresionante"

Marioli Palacio, Milio Castiello, Isabel Castiello, María José Bastián y Luisa María Acebal Alicia García-Ovies

A los vecinos de Peón la visita de la Familia Real les supo a poco. Habían llegado casi con una hora de retraso de Arroes, donde se desarrolló la mayor parte del recorrido, y su paso “fugaz” por la sede vecinal no fue suficiente para paliar las ansias de quienes estaban esperándolos desde primera hora de la mañana. “Fue demasiado corta”, opinaban minutos después de que se fuesen. “Estuvo todo muy bien y nos gustó mucho verlos, pero tienen que volver”, insistió Luisa María Acebal.

A la maliayesa ni las muletas que llevaba le impidieron ir en persona a conocer a los Reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía. “Estuve dudando hasta el último momento. Si hubiese llovido como ayer (por el viernes), no hubiera venido, pero como hacía bueno me decidí. No es lo mismo verlo en persona que por la televisión, algo así solo pasa una vez en la vida”, afirmó.

Ella lo tiene claro: “Tienen que volver, tanto a Peón como a Candanal, que no fueron. Les quedó mucho por ver. Tenían que haber parado al menos a ver la panorámica que tenemos del valle, que es impresionante”.

Quienes tuvieron la suerte de ver a la Familia Real más de cerca fueron Isabel Castiello y su marido, Milio, a quienes la asociación les colocó un banco de honor, junto a otras personas mayores del pueblo, justo a la entrada a la sede. “Nos dijeron que les había gustado mucho el pueblo y que estaban muy contentos de que hubiésemos venido a recibirlos”, recordaron.

Compartir el artículo

stats