El colegio rural agrupado Les Mariñes, de Villaviciosa, celebró esta semana su primera jornada de convivencia del curso. Los alumnos de las seis escuelas (Peón, Quintes, Argüero, Castiello de la Marina, Tazones y Oles) se reunieron en el entorno de La Carbayera, en Castiello de la Marina, para disfrutar de castañas asadas y sidra dulce en un amagüestu en el que no faltaron los juegos tradicionales.

Los pequeños aprendieron a jugar a la llave, los bolos, a tirar a la cuerda y a montar en zancos gracias a la asociación cultural Esbilla. También profundizaron en la danza y el baile asturiano, así como en los instrumentos tradicionales de la región. Sonó la gaita y algunos, incluso, se animaron a ir vestidos para la ocasión con faldas de cuadros y pañuelos marineros.

“Intentamos hacer una jornada de convivencia al trimestre y esta fue la primera. Tuvimos mucha suerte con el tiempo y los críos lo pasaron muy bien”, destacó el director del colegio, Lluis Orviz, quien agradeció la colaboración de las asociaciones de madres y padres, y de Sidra Vallina, que cedió gratuitamente la sidra del duernu para la ocasión.