La "planta del dinero" asombra en Villaviciosa: "No queda casi nadie que haga estos ramos"

El artesano floral Javier Fernández Sopeña lleva treinta años transformando la "Lunaria annua" de planta verde a seca mediante un laborioso proceso

Eduardo Fernández y Beatriz García compran un ramo a Javier Fernández Sopeña en la plaza de abastos. | V. Alonso

Eduardo Fernández y Beatriz García compran un ramo a Javier Fernández Sopeña en la plaza de abastos. | V. Alonso

Vicente Alonso

La "Lunaria annua" en flor seca es una de las flores más apreciadas para decoración por el llamativo tono plateado de sus hojas secas traslúcidas, que se asemejan a monedas de plata. Conocida también como "planta del dinero", "dólar de plata", "planta de las monedas", o "flor de seda", en Asturias también se le conoce popularmente como "planta de la peseta". Los racimos de lunaria completamente secos se pueden utilizar en la decoración del hogar o en la adición a los arreglos florales, y en los últimos tiempos se ha puesto de moda como complemento floral de ramos de boda.

Javier Fernández Sopeña, vecino de la localidad de Rozaes, en Villaviciosa, es uno de los pocos vendedores artesanos que ofrece en su puesto del mercado semanal de la plaza de abastos de la capital del concejo estos originales ramos de flores secas nacaradas. De cultivo propio y abundante en la localidad maliayesa, Sopeña sabe trasformar esta planta verde en ramos con llamativas cápsulas traslúcidas que llaman la atención de vecinos, y, sobre todo, de turistas que visitan los miércoles el mercado maliayés.

Explica el laborioso proceso: "Llevo más de treinta años convirtiendo esta planta de verde a seca. El proceso es largo, porque es una planta que tarda dos años en crecer, dando una flor morada. Tras recogerla hay que ponerla a secar lentamente sin que le dé el sol. En cada flor aparece una semilla que tiene dos hojas ovaladas pegadas, una por cada lado del tamaño de una moneda", señala.

"Después, cada hoja hay que despegarla, frotando con mucho cuidado para no estropearlas, quedando casi transparentes. Un ramo me lleva casi dos horas de trabajo con mucha paciencia en el proceso porque son muy delicadas", explica Sopeña, que vende cada ramo a 10 euros.

Este artesano floral es el único que ofrece artesanales ramos en el mercado de la Villa y uno de los pocos que quedan en Asturias. Estos ramos artesanales se venden "muy bien", principalmente, "porque ya no queda casi nadie que los haga. Son muy decorativos y elegantes, y duran meses o años sin cuidados especiales", explica Sopeña, que también recibe encargos de la elegante "Lunaria anua" o "flor de la peseta" como es más conocida en Villaviciosa.

Los madrileños Beatriz García y Eduardo Fernández fueron ayer dos de los clientes que se acercaron al puesto de Javier Fernández Sopeña. Compraron un enorme ramo, que se llevarán a su casa de Madrid. "Tenemos vivienda en Villaviciosa y Madrid, y nos gusta comprar en la plaza y mercado de la Villa. Es la primera vez que vemos aquí estos ramos tan originales y ornamentales y quedan bien en cualquier ambiente de casa. En una floristería en Madrid un pequeño ramillete de estos cuesta ya mucho más de diez euros, así que nos vamos muy contentos", declaraban entusiasmados con la artística compra a este artesano floral maliayés.