Con agua, frío y abundantes nevadas que han complicado muchas carreteras del país concluyó en Madrid la Feria Internacional de Turismo (FITUR), considerada como una de las mejores a nivel mundial junto a las de Berlín, Londres y Dubai por citar algunas de ellas. En apenas cuatro días de este gélido enero avalado por las borrascas “Fien” y “Gérard”, la Feria ha acogido a expositores de 130 países y  más de 850 empresas vinculadas con el sector turístico y de servicios ofreciendo a los asistentes sus mejores ofertas con el fin de que nuestros próximos destinos de ocio y vacaciones nos lleven a esos lugares mágicos y de ensueño que representan.

Lógicamente Asturias, nuestra Comarca de la Sidra y por supuesto Villaviciosa han estado presentes en tan importante cita. Villaviciosa ha elegido dos palabras para acudir al certamen: “Cultura y Turismo”. Un binomio atractivo que esperamos sea un imán que acerque visitantes a nuestro territorio a lo largo de todo el año. Personalmente su elección me ha parecido un acierto pleno y más en estos tiempos en los que creo que tanta falta hacen ambas palabras por cuanto significan.

Hoy se hace imprescindible “saber y conocer”, tener la suficiente cultura y la formación y preparación adecuadas para poderse desenvolver sin apuros ni bochornos en el mundo de nuestros días. Supongo que, como me ha ocurrido a mí, somos muchos los que en más de una ocasión nos hemos quedado atónitos y perplejos escuchando las respuestas o silencios de jóvenes y no tan jóvenes, a preguntas básicas y sencillas. Casi de primero de la EGB.

Por ejemplo y en el apartado de preguntas sin respuesta: ¿Pero de verdad no sabes cómo se llamaban los Reyes Católicos? ¿Ni el nombre del río que pasa por Zaragoza?... Y qué me van a decir de las preguntas que sí la tuvieron como, por ejemplo: ¿Quién fue el último presidente del gobierno de España antes que el actual Pedro Sánchez?... Respuesta: “Creo que fue…¡¡Pablo Iglesias!!”.

Al ver por televisión aquella encuesta a pie de calle (muy cerca de la Puerta del Sol madrileña), llegué a pensar sinceramente que todo aquello estaba “apañado” con el fin de lograr una mayor audiencia. Lo que no sé ni me imagino es que hubiera pasado si a los entrevistados les hubieran preguntado por “El Conventín” o el Monasterio de Valdediós y el románico y prerrománico que alberga Villaviciosa de Asturias.

Casi con toda seguridad me temo que hubiera habido bastantes “silencios” y mucho más viendo la marcha y estilo tecnócrata que lleva el mundo en nuestros días…

Apliquemos por un momento el llamado y manido “sentido común” que mencionan muchos pero que, a la hora de la verdad, casi nadie utiliza. Y ya de paso les planteo para su reflexión personal otro tema que tiene relación con lo que comento. Tal vez exagero un poco pero pienso que salvo “Yes”, “I love you”, “Money” y “The Beatles”… el ochenta por ciento de los españoles apenas sabemos hablar el idioma inglés, la lengua de Shakespeare. De hecho y hasta hace pocos años no lo sabían ni los presidentes de nuestro país… Pero es que hay más.

Doy por hecho que están casi todos de acuerdo conmigo en que la inmensa mayoría de españoles no sabemos inglés y sin embargo, muchos de nuestros políticos y demás mandamases nos sorprenden a diario con multitud de palabras y anglicismos que ellos parecen dominar “de la A á la Z”,  como si tal cosa. Les apunto algunos para que se pongan a temblar: Tiktokers, Youtubers, Influencers, Instagramers, Crush, Haul, Hashtag, Unboxing, Swipe Up, Follower, FYP, Outfit, Q&A, etcétera.

Les pido que me contesten con sinceridad: ¿Cuántos de ustedes utilizan este vocabulario de manera cotidiana hablando con sus familiares, amigos y vecinos?  Les prometo que también me cuesta adaptarme no solo a los anglicismos sino incluso a palabras en castellano como, por ejemplo, “corporacional” (que escuché esta misma semana a la presidenta de ADIF), o “resiliencia” tan usada por los de arriba…

Bajemos de la nube y pongamos los pies en el suelo. Decididamente hay que apostar por la CULTURA (en mayúsculas), aceptando que debe ser dificilísimo estar al frente de  alguno de esos ministerios como son los de Educación, Formación profesional, Transformación digital, Cultura...

Debo  reconocer que con todo lo que tenemos para ofrecer a quienes nos visiten me parece muy bien que Villaviciosa apueste por el Monasterio de Valdediós y todo su entorno. Por la cultura y el turismo religioso. Por su Semana Santa y su magnífico Museo y por su Ruta de Belenes iniciada hace siete años.

Cultura y Turismo. Románico y prerrománico. Ría, mar, playas y montaña. Paisaje, manzana, sidra, ferias, mercados tradicionales, fiestas y su “Danza del Portal…

Apoyemos lo más nuestro y no perdamos el tiempo en ñoñeces y tonterías como la que me ha ocurrido a mí al tratar de saber para iniciar este artículo si la segunda borrasca que nos afectó se denominaba “Gerar o Gérard”…¿Saben a dónde me dirigió Google?...

¡¡A Piqué y Shakira!! El colmo. Así estamos amigos.