Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Especial #25N

El gesto “mudo” que salva vidas

Surgió durante el confinamiento en Canadá y ahora se ha popularizado en España tras ser útil a una maltratada para librarse de su agresor

25N: El gesto "mudo" que salva vidas

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

25N: El gesto "mudo" que salva vidas Mariola Riera

Un gesto vale más que mil palabras, se suele decir. El que nos ocupa puede salvar una vida o varias. Consiste en levantar la palma de la mano, flexionar el dedo pulgar sobre la palma y cerrar el puño. Lleva un par de segundos como mucho hacerlo una vez o todas cuanto sea necesarias para que se vea.

El la señal de aviso de las mujeres maltratadas. A la que estas deben recurrir cuando se encuentran el peligro y no pueden denunciarlo, avisar en ese momento, porque están precisamente junto a su agresor. De ahí la sencillez de ejecución.

25N: Soraya Calvo, doctora en educación y sexóloga: "En las redes sociales hay muchos micromachismos" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

Fue creado hace más de un año, en pleno confinamiento, durante las cuarentenas que tuvieron lugar de un lado a otro del mundo por el covid y las víctimas tuvieron que cumplirlas en la mayoría de los casos encerradas en casa con su agresor. Lo impulsó la Fundación de Mujeres Canadienses a través de una campaña en internet, #SignalForHelp: avisa si necesitas ayuda, viene a decir.

Pero en España se ha conocido recientemente. A principios de este mismo mes este aviso “mudo” de socorro permitió a los Mossos d’Esquadra detener a un hombre por presuntos malos tratos. Este había ido con su mujer a una consulta médica, cuando ella hizo el gesto de forma discreta, lo que permitió a una empleada de la clínica avisar a los agentes. A partir de ahí la historia se extendió y el gesto se hizo popular en España. Gracias en gran parte a que se “viralizó” en las redes: es decir, se compartió por miles de personas en poco espacio de tiempo.

25N Marcos León

“Es algo que ha puesto de relieve la importancia de las redes sociales y su utilidad para ayudar, en este caso, a combatir la violencia machista”, dice Soraya Calvo, doctora en Educación, sexóloga y profesora de la Universidad de Oviedo. “Las redes son un espacio más donde socializar, ejercen como gran altavoz, pero es un espacio muy amplio que hay que saber gestionar”.

Esta profesional ha estudiado e investigado esa “cara B” de las redes sociales y sus nocivos efectos en la juventud. “No es que sean las culpables de la violencia machista, pero en ellas se dan muchos micromachismos, machismos al fin y al cabo, ya que internet reproduce la estructura patriarcal en la que vivimos”, advierte Calvo, que cree fundamental insistir en la educación y el correcto uso.

25N: La cara y la cruz de las redes sociales Irma Collín/ Amor Domínguez

El aviso de los jóvenes

Son 27 en total: 23 alumnas y 4 alumnos. Todos a las órdenes de la profesora Carmen Calero en las clases de Artes Escénicas y Danza del Instituto Aramo de Oviedo. Ellos, al igual que otros jóvenes asturianos, han posado para LA NUEVA ESPAÑA haciendo el gesto de aviso de las maltratadas para contribuir a su difusión y aportar su grano de arena a la lucha contra la violencia machista en este 25N. “Es cosa de todos”, opinan los jóvenes. Son 37 las víctimas mortales este año en España.

Colegio Vírgen de las Mareas Mara Villamuza

Compartir el artículo

stats