Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN TRÁGICO CASO DE VIOLENCIA MACHISTA

Bárbara García: “No hay apoyo económico a las madres de niños asesinados por el padre”

La mamá de Amets y Sara, víctimas hace siete años del parricidio de Soto del Barco, pide medidas para evitar más asesinatos

Amets y Sara.

Alguien suele dejar flores en el monolito que recuerda, en el parque infantil de Soto del Barco, a las pequeñas Amets y Sara, asesinadas por su padre el 27 de noviembre de 2014. Ese sencillo y cariñoso gesto es un enorme chute de energía para su madre, Bárbara García, que si tiene algún empeñó desde aquella trágica tarde que ella tiene grabada en la mente como el primer día es que perdure el recuerdo de sus hijas, que hoy tendrían 16 años, Amets, y 14, Sara. Luchar por su memoria ha sido uno de los principales motores para continuar adelante con su vida, algo que no le ha resultado fácil, tal y como relató en su día en una entrevista en exclusiva con este periódico.

“Este detalle de las flores es muy importante para mí y quiero dar las gracias públicamente a quien lo hace”, señala Bárbara García a LA NUEVA ESPAÑA. Al cumplirse este sábado 27 de noviembre 7 años del parricidio de Soto del Barco –el asesino se suicidó tras matar a golpes a sus hijas en su domicilio de San Juan de la Arena, para lo que aprovechó las horas en las que el juez le autorizó pasar tiempo con ellas al estar separado de la madre–, esta mujer no puede sino lamentar que siga habiendo casos como el de “sus pequeñas mariposas” (como las llama, con un guiño al proyecto sobre violencia de género “El latido de las mariposas”) y no se explica el porqué: “En mi caso no se tomaron medidas para evitar que se fueran con su padre, yo lo temía. Debería haber alguna forma para evitar más asesinatos de este tipo”.

Bárbara García es una víctima de violencia machista, y de la que demuestra su peor cara, la llamada vicaria, en la que los padres usan a sus hijos menores para vengarse y atacar a la madre. En los Presupuestos Generales del Estado hay un incremento del 25% en las partidas destinadas a la violencia de género, pero no existe ninguna específica para las madres de niños asesinados por sus padres, algo que se lleva reclamando desde hace años. Una de sus abanderadas en España es Ruth Ortiz, la madre de los pequeños asesinados por José Bretón.

“Ruth lo ha dicho y pedido siempre. Yo creo que el gobierno saca pecho y presume de ayudar a las mujeres víctimas de maltrato, pero a nosotras nada de nada. La soledad y el abandono social que se siente una vez que pasa todo solo lo sabemos nosotras. Los teléfonos dejan de sonar. Yo no he tenido apoyo económico de ningún tipo. No estamos amparadas”, concluye Bárbara García.

Compartir el artículo

stats