Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La carga mental de las madres existe y desgasta

Tareas del hogar invisibles, como estar pendiente de la agenda de los niños, igual de estresantes y menos reconocidas socialmente, siguen en manos de las mujeres

Mariam, en su casa, donde trabaja y cuida del pequeño Lucas, de dieciséis meses. | | FERNANDO BUSTAMANTE

La madre te cría, te cuida, te ve crecer, siempre tiene caldo en la nevera y también una carga mental de tareas invisibles e incontables para sustentar la rutina diaria familiar. La madre “siempre está en todo”.

Según un estudio que publicó en 2017 el Club Malasmadres, el 54,4% de las mujeres declara ser la principal responsable de las tareas de planificación y organización invisibles, no cuantificables, frente al 16,9 % de los hombres. Una coyuntura que provoca una carga mental que se suma a todas las demás responsabilidades y que podría tener validez sin cifras. Las decenas de madres con las que ha hablado este periódico coinciden.

Son carga no cuantificable: las listas mentales de compras y menús, el pediatra o sus eventos sociales

decoration

Mariam tuvo a Lucas hace 16 meses. De pasar a trabajar entre vuelo y vuelo y recorriendo el mundo, ahora labora desde casa y se dedica a la crianza de un “terremoto”. A este drástico cambio de ritmos de vida se suma un sinfín de tareas a desarrollar, muchas más de las que horas tiene el día. “Me encargo de todo, pienso en la compra cuando estoy limpiando la casa después de que el peque se duerme, me acuesto en la cama y repaso mentalmente las tareas semanales, las visitas al médico y reparo en la necesidad de cortarme las uñas de una vez”.

La carga mental no cuantificable va desde “las listas mentales de la compra –¿quedan tomates?, ¿qué podríamos cenar?– hasta llevar a los niños al pediatra o acordarte de los cumpleaños, eventos sociales y reuniones escolares”, explica, por su parte, Llum, de 49 años y madre de dos adolescentes de 12 y 15 años.

Una agenda mental infinita

Ahora, dice, “empiezo a ver la luz porque puedo delegar algo en ellos”, pero destaca que, desde el primer momento que tienes hijos, la agenda mental “va mucho más allá de mí y mi ámbito laboral”. “Pasa por cuestiones familiares, cotidianas, sanitarias, escolares o relacionales (cumpleaños y cosas varias)”.

Son cargas que, en muchos casos, “ellos no tienen en cuenta porque ya hay alguien que se ocupa. Se hacen cargo si tú se lo dices, pero eso no es asumir tareas, porque yo ya lo tengo en mi lista mental”, asegura Llum. Cita una frase que, dice, seguro que muchos conocen: “Si querías que lo hiciera, ¿por qué no me lo has dicho?”.

“Llega un momento en que incorporas a tu cotidianidad toda esta carga y no te das cuenta porque lo naturalizas. Entonces tienes un problema. Pero lo hacemos para sobrevivir, porque una carga invisible no significa que no desgaste”, apunta Llum.

Dice que hace tiempo que se está “divorciando de la multitarea”. “¿Las mujeres podemos hacer muchas cosas a la vez? Mira, no, yo una cosa y después otra. Esa idea social no es una virtud, ¡es una trampa!”, concluye.

Para ella, la solución pasa por “cargarnos el sistema patriarcal y cambiar la cosmovisión de la corresponsabilidad”. “No se trata de que yo te lo diga en una dirección y tú ayudes, sino de corresponsabilizarse”.

Rosa tiene 42 años y fue madre hace dos. Llevaba 15 compartiendo la vida con su compañero y vio en la maternidad un “cambio total de dinámicas y gestión del hogar” que la pilló un poco por sorpresa. “Hasta que no he sido madre no me he dado cuenta de la autoimposición que las mujeres tenemos para llevar la carga del hogar y la crianza, hasta el punto de que he tenido la suerte de tratar este tema con profesionales y psicólogos, y tras compartir experiencias he descubierto que les pasa a muchas mujeres”, afirma.

“Tenemos un rol de cuidadoras adicional, que nos hace asumir más responsabilidades de las que probablemente queremos tener de forma racional y eso enfada y también genera conflicto en la pareja”, añade.

¿De dónde viene esta carga mental? En opinión de Rosa, la herencia cultural de mujer cuidadora influye en que las mujeres “nos autoimpongamos obligaciones por el hecho cultural heredado, cargas en las que, pese a ser mujeres feministas que buscan la igualdad, caemos de forma aprendida”.

Esa es, dice, precisamente, “la diferencia entre mi compañero y yo. A él no le viene autoimpuesto, no se autoimpone una necesidad de sobreesfuerzo que a mí como mujer sí”.

Terapia para equilibrar

Ahora Rosa y su compañero acuden a terapia para, entre otras cosas, equilibrar y corresponsabilizarse de manera igualitaria, para tener un reparto equilibrado en las tareas visibles e invisibles de la familia.

“Me enfadaba conmigo misma por caer en errores que había visto en mi madre y mi abuela. Desde que fui consciente de que cargaba con más cosas de las que racionalmente quería he intentado poner remedio junto a mi compañero, con quien trato el tema en la cotidianidad”, apunta.

“Las mujeres nos autoimponemos cargas por herencia cultural”, dice Rosa, madre desde hace dos años

decoration

El mismo estudio del Club Malasmadres señala que, si bien los hombres realizan tareas domésticas y familiares, se encargan de las más físicas, por tanto las más visibles y las que tienen un principio y un final (véase cocinar, bañar a los niños y hacer la compra) mientras que las mujeres se cargan de tareas imprevisibles, mentales y simultaneables. Menos reconocidas socialmente y con más carga de trabajo como estar pendiente de los requerimientos escolares; el seguimiento médico, las lavadoras y la lista de la compra”.

Este tipo de tareas las asume “la mujer principalmente, suponiendo una fuente de estrés importante, debido a las características de planificación y organización que éstas conllevan”.

La solución, según todas las personas consultadas por este diario, es la toma de conciencia y la “corresponsabilidad real”.

Compartir el artículo

stats