Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En España hay niñas esclavas sexuales y no son unas pocas

En España hay niñas esclavas sexuales y no son unas pocas

Pagar por tener sexo con una menor, pagar por acceder a la virginidad de una niña, pagar por utilizar su cuerpo al antojo del putero: en España, el crimen organizado forma a esclavas sexuales desde la infancia y no se trata de casos aislados, sino de un negocio lucrativo con una demanda cada vez mayor.

La explotación sexual de niñas y adolescentes es una realidad incómoda y nauseabunda, además de invisible, que la sociedad no quiere ver.

"Hay esclavas sexuales que son niñas y adolescentes, lo llevamos detectando desde hace años y no estamos hablando de casos contados. (...) La demanda crece, si hay niñas en esta situación es porque existe una demanda clara que lo está pidiendo. Estamos hablando de sumisión, de anulación, de utilizar a niñas especialmente vulnerables para hacer con sus cuerpos lo que les apetezca a estos señores", explica la directora de Apramp (Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida), Rocío Mora.

En España, la prostitución de personas mayores de edad es una actividad alegal, no es delito, por eso hay mujeres prostituidas en las calles y los clubes de alterne; pero obligar a un menor a prostituirse siempre es ilegal, indica la Fiscal de Sala Delegada de Extranjería, Beatriz Sánchez. Las niñas explotadas son llevadas a lugares no visibles donde no pueden encontrarlas ni las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ni las organizaciones que trabajan con las víctimas de explotación sexual. Las mafias y los proxenetas las ocultan.

Más de la mitad de las mujeres atendidas por Apramp (víctimas de trata con fines de explotación sexual, de explotación sexual y prostituidas) fueron forzadas a ejercer la prostitución antes de cumplir la mayoría de edad. Cada vez la edad de iniciación es más temprana, alerta Mora, porque a partir de los 30 años una mujer "no es materia prima rentable en España para ser esclavizada". España es el primer país europeo en demanda de prostitución y el tercero a nivel mundial.

JORNADAS DE 24 HORAS

Las niñas y adolescentes que son explotadas sexualmente son muy vulnerables, en gran parte extranjeras captadas por redes de trata. Aisladas en pisos y polígonos, son forzadas en jornadas de hasta 24 horas en las que llegan a realizar de 30 a 40 servicios sexuales. Se llega a comprar la virginidad de las niñas.

La vulnerabilidad, la juventud y la falta de contacto con el exterior inciden en su "rendimiento", en que no pongan trabas a las prácticas sexuales solicitadas por los puteros: "Se las está formando para futuras esclavas sexuales", subraya Mora.

Por su edad, no tienen ni la independencia ni la madurez suficientes para acudir a denunciar: la mayoría ni siquiera es consciente de que es una víctima, asevera la fiscal de Sala.

Todo esto hace que en este país se detecten muy pocos casos de víctimas de trata menores de edad, que representan menos del 1 % de las causas investigadas, reconoce la fiscal. En el último año, sin embargo, ha habido un aumento de investigaciones y calificaciones de menores de edad forzadas a ejercer la prostitución -no son víctimas de trata, pero sí de explotación-, según Sánchez.

Desde Save the Children, Catalina Perazzo (directora de incidencia social y política) destaca la invisibilidad de estas niñas, apunta que también hay niños, y reclama datos para luchar contra esta realidad: "Los niños y niñas víctimas de trata no se identifican, hay una cifra absurda, realmente hay muchos más".

"La explotación sexual está ahí, lo hemos visto los últimos meses en los que han salido casos a la luz incluso en centros de protección y todos nos llevamos las manos a la cabeza, pero hace falta hacer más. (...) Hay que poner el foco en la prevención y la detección, en la educación afectivosexual y también concienciar de que los niños y las niñas no se prostituyen, son prostituidos. No hay consentimiento válido ni real detrás de eso: hay que preguntarse qué hacen, en qué contexto viven y qué circunstancias los rodean para que eso ocurra", dice Perazzo.

La voz de alarma de las organizaciones que trabajan con mujeres prostituidas, conscientes de que éstas comenzaron a ser explotadas antes de cumplir la mayoría de edad, ha alertado a la Fiscalía y ayudado a cambiar la mirada y a "ser más activos en investigaciones de este tipo y acudir a otros espacios que no sólo son callejeros o clubes de alterne: Estamos muy preocupados", reconoce Sánchez.

La fiscal cree que en España la trata de menores con fines de explotación sexual es inferior a la que se da en otros países por tener que darse en el ámbito de la marginalidad y el oscurantismo: "Son muchas menos que las mayores", asegura.

"UNA MERCANCÍA"

La portavoz de Save the Children explica a este periódico que niñas y niños que son explotados sexualmente son tratados como "una mercancía". En edades de desarrollo eso tiene impacto en la salud física y mental, incluso en cómo se desarrolla el cerebro. "Las consecuencias de haber sido abusados y violados perduran en el tiempo y determinan cómo se relacionan en sociedad, con sus iguales, afectan a su aprendizaje, a su comportamiento y a sus relaciones futuras".

La directora de Apramp lo explica con dureza: "Que tu cuerpo sea utilizado, penetrado por delante, arriba y abajo por diferentes señores y llegue a sumar de 30 a 40 servicios supone muchísimo dinero y muchísimo daño".

"¿Dónde estamos como sociedad cuando esto ocurre?", se pregunta Perazzo.

Las menores suelen ser captadas en países de origen con situaciones humanitarias y económicas muy complicadas, donde a veces ellas mismas son utilizadas como moneda de cambio o engañadas para ir a lugares donde puedan tener oportunidades. "Esto lleva a muchas menores a tratar de salir de Paraguay, Nigeria, República Dominicana o Venezuela". A veces, sus familiares firman la autorización para el viaje.

Cuando hay un conflicto armado, como en Ucrania, muchas mujeres y niñas abandonan de forma urgente su país y en situaciones de gran vulnerabilidad, lo que hace que mafias y proxenetas se trasladen a las fronteras para captarlas con engaños.

Las redes sociales se han convertido en una herramienta que las mafias usan para captar a menores en España, también la plataforma Onlyfans.

Rocío Mora incide en que este problema, que requiere enfrentarse al crimen organizado, necesita una respuesta a diversos niveles. Desde una ley que persiga a los puteros y los proxenetas, hasta recursos de atención específicos para abordar la intervención y reparación de las víctimas (a nivel educativo y de salud física y emocional), que necesitan acompañamiento de 24 horas.

La fiscal añade que una futura ley de trata tendrá que abordar la prevención e identificación eficaz y también medidas específicas para las víctimas menores.

La pasada primavera, el Gobierno aprobó un Plan de Acción y Lucha contra la Explotación Sexual Infantil en los Centros de Acogida y una dotación de 800.000 euros para la formación de profesionales de atención a la infancia para detectar el riesgo de explotación sexual.

El plan incluye la puesta en marcha de servicios especializados para la reparación integral de las víctimas y se prevé la elaboración de un plan de inserción social y educativa de estas chicas.

Ayer se conmemoró el Día Mundial contra la Trata.

Compartir el artículo

stats