Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Gómez Ojea: muy especial y muy sabia

Una voz rotunda del feminismo, fallecida el miércoles, cuya obra literaria es necesario reivindicar

Carmen Gómez Ojea DIBUJO. CARMEN GOMEZ OJEA

La humanidad es sobre todo risueña y locuaz. Se ríe, escucha, precisa hablar y que le hablen.

Carmen Gómez Ojea, 2004

Carmen era todo palabras, palabras que proyectaban una luz propia, diferente, que nos abre a quienes tenemos el gusto y el privilegio de acercarnos a ellas ese "otro mundo" que ella creaba porque "el que tenemos me parece muy sórdido. ¿Por qué voy a repetir esto?, no tengo ganas de hacer fotos de lo que se ve". (CGO, 2004)

Un "otro mundo" donde el engaño y el velo protector de las medias verdades o de las palabras huecas no es posible. La escritora Carmen Gómez Ojea no permite a su obra ni a quienes la leen la más mínima concesión, el más mínimo reposo; siempre está alerta y nos tiene alerta con un léxico preciso que no se queda con el significado del momento sino que, rebuscando en el contenido primigenio, intenta hacer aflorar toda la riqueza del matiz y del juego de palabras que hay en él y una sintaxis, en ocasiones tensionada al máximo, que provoca una sensación de espontaneidad y fluidez oral que obliga a repensar lo leído.

Precisamente repensar, releer, mirar de otra manera es lo que da sentido a la lectura feminista de toda la producción humana y en especial de la que construye nuestro mundo simbólico y con él la forma en que adquirimos valores y nos enfrentamos a lo establecido, a lo dado, a lo no discutido. Y es por ello que la Asociación Feminista de Asturias (AFA) estableció con Carmen Gómez Ojea una relación no sólo por coincidencia personal y de ideas, "soy feminista pero no necesito hacer panfletos, yo lo hago de otra manera, de una manera oblicua e indirecta" (CGO, 2003), sino como una necesidad de reivindicar y hacer llegar su obra desde la reflexión teórica y la crítica feminista.

En este sentido, tres de los volúmenes de la colección Gaudiosa, en la que AFA recoge textos de análisis sobre los temas y problemas que afectan a las mujeres, se han dedicado a la obra de Carmen.

El primero, que inaugura la colección, "La novelística de Carmen Gómez Ojea. La construcción de una identidad propia", Pilar Cartón Álvarez. Trabe, 2016 donde se analizan cinco relatos cuyas protagonistas son jóvenes de 15 a 18 años publicadas en editoriales dirigidas al público juvenil. Relatos pues que nutren a quienes para Carmen tienen "derecho a ser lectores" porque, según ella, privar a las niñas y niños de relatos, de palabras nuevas cada día, constituye "mutilaciones que les cierra el paso hacia el camino que lleva a esa tierra ancha de la literatura" (CGO, 2004). Esta producción de relatos, poemas y teatro, enmarcada en lo que se conoce como "literatura infantil y juvenil", es con frecuencia menos nombrada cuando se hace referencia a la obra de Carmen pero constituyó la más constante y dilatada en el tiempo ya que atravesó la crianza de sus seis hijos durante la que, como antes habían hecho con ella, "cubría dos o tres horas nocturnas, antes de ponerme a escribir, en cantar y contar" (CGO, 2003) y continuó más adelante con sus nietos a quienes también "nutría" con sus palabras. Descubrimos aquí mujeres jóvenes que abren los ojos al mundo adulto y que en ese proceso van a encontrar como guías tanto a madres y, especialmente abuelas, que les ofertan caminos no trillados. Los encuentros de Carmen con sus lectoras y lectores jóvenes eran momentos inolvidables: su acercamiento, su respeto por las ideas que allí se le exponían, su generosidad a la hora de dedicar tiempo a los escritos que le acercaban quienes la escuchaban. Si bien en este volumen de análisis no aparece reseñada, es necesario señalar que la novela "Nunca soñé contigo" (Lóguez. Salamanca, 2000), es una de las pocas obras de esta categoría en que se plantea un primer amor entre dos mujeres jóvenes y cuenta con una acogida extraordinaria entre el público lo que debería hacerla imprescindible como parte de toda biblioteca juvenil.

Carmen Gómez Ojea DIBUJO. CARMEN GOMEZ OJEA

En el cuarto de los volúmenes de la colección, "Narradoras de la conciencia feminista. La habitación propia de Dolores Medio Estrada, Sara Solís y Carmen Gómez Ojea" (Trabe. 2014), Carmen Suárez Suárez analiza en el capítulo tercero: "Vivir literariamente: el derecho básico de Carmen Gómez Ojea" la aportación que los personajes femeninos de las dos obras con las que inició su andadura literaria pública, "Otras mujeres y Fabia" (1982) y "Cantiga de agüero" (1982), premios "Tigre Juan" y "Nadal" respectivamente, momento en el que ante la extrañeza de los periodistas por su obtención pronunció una de sus muy recordadas frases: "Me parecería raro que se lo diesen a una mona". Obras en las que este protagonismo femenino e incluso esta manera de vivir de la autora nos hacen "vislumbrar que existen otros mundos narrados en la ficción, pero que son posibles en la realidad".

Finalmente, el quinto de los volúmenes recoge el estudio académico más exhaustivo de los publicados en torno a la obra de Carmen, se trata de un resumen de la tesis escrita por la estudiosa iraní Kobra Valadkhani Heidarizanjanpour, "La novelística de Carmen Gómez Ojea. La construcción de una identidad propia". Como señala su prologuista, Socorro Suárez Lafuente, "un ejemplo vivo de la globalización contemporánea en su sentido más positivo", donde la autora descubre en la obra de Carmen elementos que le permiten construir su propia identidad mediante el análisis de las "pautas seguidas por Carmen Gómez Ojea en su novelística para la construcción de las identidades propias". Debe señalarse, con pesar, que no existe ningún estudio de esta categoría de la obra de Carmen realizada por una académica española lo que nos sigue hablando de la falta de difusión y transcendencia de las mujeres creadoras en España y la necesidad de colecciones como Gaudiosa.

Cuando en AFA nos planteamos inaugurar una nueva colección, "Xosefa Xovellanos", ésta centrada en producción narrativa acudimos a Carmen que nos cedió, como ella hacía siempre con quien quería, de manera totalmente generosa uno de sus últimos trabajos, "Amada mía". Una novela corta en la que unas mujeres protagonistas, de diversa procedencia y edad, tejen lazos de amistad, amor y respeto que les permiten alzarse por encima de prejuicios y prisiones, físicas y mentales. Obra de madurez en la que Carmen hace una propuesta, de nuevo arriesgada, a favor de la alegría y la libertad que proporciona a las mujeres sentirse animadas y apoyadas entre sí en sus decisiones y toma de conciencia.

Por su parte en el Cartafueyu feminista número 12 recogimos una selección de otro de los aspectos menos reseñados al hablar de la obra de Carmen Gómez Ojea, su contribución al debate público y a la reflexión sobre la actualidad tanto mediante su participación en la radio, como sus semanales "Mezclillas", publicadas primero en "La Voz de Asturias" y posteriormente en LA NUEVA ESPAÑA, que convirtieron a la autora en ocasiones en la única voz de mujer que aparecía en las páginas de opinión de la prensa asturiana. Mezclillas, voz tomada del corpus lingüístico de la costura, son piezas en las que se entrelazan temas diversos en una urdimbre invisible pero bien dispuesta para provocar extrañamiento en ocasiones mediante rasgos de humor que nos dibujan una media sonrisa, en otras mediante algún tipo de quiebre formal o temático que nos hace salir de su lectura con una esperanza no bobalicona sino combativa en la búsqueda de alternativas posibles. Es en estos textos donde podemos reconocer de una forma más clara a una Carmen que pertenecía a esa "mucha gente que se está moviendo y ve y mira con ojo crítico, oye y escucha con oído tísico y manifiesta la verdad pútrida y escondida por los sicarios de los déspotas, valiéndose de la palabra oral y de la escrita con arrojo". (LNE, 2014).

Pero la relación de AFA con Carmen no se limitó al estudio, publicación y difusión de su obra, también tuvimos la suerte de disfrutar de su presencia en numerosos actos y encuentros. Especial es el recuerdo que nos dejó la fiesta feminista que se organizó para celebrar un 8 de marzo en La Santa Sebe, hará 15 años, en la que como reconocimiento a su apoyo y trabajo feminista se le entregó el premio "AFAlucha", una labrys tallada por la artista Victoria Casielles y que la convirtió en nuestra primera "socia de honor".

Esperamos que estas líneas escritas tanto para quienes la conocían y la disfrutaban desde hace tiempo: esa infancia y juventud que se nutrió con sus textos y que tal vez tuvieron el gusto de haberla recibido en sus aulas y podido compartir experiencias lectoras y escritoras con ella y esas y esos coetáneas que tuvimos la suerte de crecer con sus textos, con sus palabras y, en nuestro caso, con su cercanía física y su afecto constante; como para quienes la descubren en este momento sirvan para recordar o descubrir a alguien muy especial, muy sabia que ya nos advirtió: "Estamos en peligro de horrible vida con tantas mentiras, hambre, dolor, injusticias, desbarajustes, cadenas, bozales, cárceles, castigos a titiriteros, corte de lenguas, silencio". (LNE, 2016)

Siempre que leamos o escuchemos las palabras de Carmen, que recordemos las historias o reflexiones que compartimos con ella, ese "peligro de horrible vida" será conculcado. Un abrazo muy cariñoso y sentido, Carmen; nos dejas tu voz que disfrutaremos con una buena copa de Moët & Chandon y una gran onza de chocolate bien negro bajo las estrellas, va por ti, amiga.

Compartir el artículo

stats