Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vanesa Fernández

Hartas

Tenemos miles de razones para estar hartas, pero también miles de razones para luchar

El 24 de agosto participé en un acto en Oviedo para denunciar el impacto de la violencia machista. Fue un acto que dejó una profunda huella en mí. Un grupo de mujeres, vestidas de negro, nos tumbamos en el suelo para representar a cada una de las mujeres asesinadas en lo que iba de año. Hubo personas que se acercaron para interesarse. Otras ni siquiera se detenían; sentí soledad e incomprensión.

Cerca de mí pasaron una persona adulta y su hijo. El niño preguntó a quien le acompañaba qué hacíamos. La respuesta fue: “Nada, no es importante”. Pero sí importa. Importa porque la violencia machista agrede y asesina a mujeres todos los días. No son números, son vidas segadas y familias destrozadas. Hay que contar lo que sucede y no ponerse de lado.

Porque estamos hartas. Hartas de que nos maten, nos violen, nos agredan. Hartas de que se niegue esta realidad, sobre todo por una ultraderecha rancia y casposa. Hartas del patriarcado, de que compren, vendan o alquilen nuestros cuerpos. Hartas.

Tenemos miles de razones para estar hartas, pero también miles de razones para luchar. Una lucha en la que siempre ha estado y estará el PSOE, porque la igualdad entre hombres y mujeres está en nuestro ADN, porque siempre hemos ido de la mano del movimiento feminista y todos los avances han sido impulsados por gobiernos socialistas. Seguiremos trabajando y haciendo realidad políticas de igualdad que hagan posible erradicar la violencia contra las mujeres.

Salgamos hoy a las calles y llenémoslas de reivindicación, de igualdad, de feminismo. Porque, hoy más que nunca, si nos tocan a una nos tocan a todas.

Compartir el artículo

stats