Monteserín pide a SEPIDES que mantenga la antigua Telefónica de Ensidesa

La SEPI, actual propietaria del inmueble ubicado en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), ha expresado su intención de derribarlo

06.08.2015 | 18:26
Edificio de la vieja central Telefónica de Ensidesa

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, trasladará al ente público SEPIDES la necesidad de mantener el edificio que en su día albergó la central de comunicaciones de Ensidesa, conocida como la antigua Telefónica, que está siendo objeto de una campaña ciudadana y política de apoyo.

La SEPI, actual propietaria del inmueble ubicado en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), ha expresado su intención de derribarlo.

Monteserín ha anunciado que solicitará un informe a los técnicos municipales para conocer con precisión cuál es el estado actual del inmueble, cuáles son las condiciones necesarias para su mantenimiento y cuál es el tipo de protección que podría dársele.

La alcaldesa ha asegurado que su planteamiento es que "pueda acoger algún tipo de actividad empresarial, es decir, que la protección que en su caso pueda otorgársele no condicione ni limite su uso productivo".

Mariví Monteserín ha recalcado que sus objetivos para el PEPA son la creación de empleo y la ocupación de los solares y edificios vacíos por parte de nuevas empresas. En este sentido, anima a SEPIDES a "implicarse en estos mismos retos para crear puestos de trabajo y nuevas actividades empresariales en la comarca".

De este modo, el indulto de este histórico edificio suma apoyos, como la moción presentada por los grupos municipales de Somos, IU y Ganemos, que se han unido contra su derribo.

El arquitecto Francisco Goicoechea Agustí configuró en solitario el vanguardista Palacio de Comunicaciones de Ensidesa, que es como se llamaba en 1959, en el momento de su construcción.

El edificio se compone de dos cuerpos diferenciados: un volumen apaisado y una gran torre que emerge del mismo.

La antena de telefonía y radio remataban la torre, proporcionando al edificio una capacidad de 1.000 líneas de telefonía automática, ampliables a 3.000 ya en el año 1959.

A la petición política del indulto a este singular edificio se suma a una iniciativa ciudadana que pide que no continúe el goteo de perdida de piezas arquitectónicas del patrimonio industrial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine