Blog 
A buen bocado
RSS - Blog de Olalla Salazar

El autor

Blog A buen bocado - Olalla Salazar

Olalla Salazar

Me encanta la gastronomía y los buenos lugares para disfrutarla. Intento plasmar mis experiencias en Abuenbocado.com y en facebook.com/abuenbocado . En Twitter @OlallaSalazar y @Abuenbocado

Sobre este blog de Gastronomia

Un blog sobre gastronomía, restaurantes, chigres, bares o cualquier local donde se pueda hincar el diente. Porque comer es un placer y, a veces, no es fácil dar con el sitio adecuado.


Archivo

  • 19
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Top Chef y el papel de la mujer en la alta cocina

    Los programas de cocina están viviendo un momento álgido en la televisión española. Ayer Begoña Rodrigo se hizo con el gran premio en la final de Top Chef. Esta cocinera valenciana reivindica los negocios pequeños y el reconocimiento de las mujeres en la restauración. 

    Este programa se ha esforzado en que la paridad entre hombres y mujeres estuviera siempre presente, tanto entre concursantes, como en jurado o profesores. Quizá esforzarse o 'forzar' esta paridad no sea lo más justo. Pero, teniendo en cuenta la poca igualdad de género en el mundo de la alta cocina, ha supuesto un impulso en el posicionamiento de la mujer en un mundo que hasta hace pocos años era casi exclusivo de hombres.

    No nos olvidamos de que estamos hablando de televisión, que posiblemente la mayor parte de la audiencia de este programa sea femenina y que en este medio y sobre todo en los realities se busca tocar la fibra sensible del espectador. Viéndolo así, Begoña era la candidata perfecta para alzarse con el premio y ganar la ajustada final con dos hombres como rivales, uno más guapo y otro menos querido por la audiencia, con aires de prepotencia. 'Casualmente', este segundo fue el que pasó a la final de dos junto con Begoña. En ese momento entonces sí estaba claro quien tenía que ganar el concurso, una curranta a la que la audiencia adora y que suponía la antítesis a otra participante menos 'amiga' del espectador, Bárbara Amorós, concursante un poco quisquillosa y estridente.

    Y es que estamos hablando de televisión señores. Sin querer quitar méritos a la justa ganadora de la primera edición de Top Chef, hay que reconocer que si la final la hubiera ganado su contrincante Antonio, la mayor parte de espectadores hubieran entrado en cólera. La personalidad, el carisma y la apariencia son los elementos claves de un reality y Top Chef no deja de ser uno de tantos. Solo hay que ver como algunas señoras alababan por las redes sociales al tercer y apuesto finalista, Miguel Cobo, deseando que éste hubiera sido el ganador e incluso piropeándolo al más puro estilo chabacano de esas fans de cantantes que desean hijos de sus ídolos. Quizá por eso el guapo de los finalistas no estaba en el duelo final. Entre Begoña y Antonio, prepotente y gordito, estaba claro.

    Rebuscado o no, la ganadora de la primera edición de Top Chef lo merecía, concursante ejemplar durante toda la trayectoria del concurso siempre practicó un juego limpio y sorprendió al jurado en varias ocasiones con sus platos. Además de suponer, como decíamos, el empujón del género femenino en  la alta gastronomía.

     

    Hoy en A buen bocado recordamos nuestro artículo sobre la mujer en el mundo de la alta cocina: 'Cocina de autora' - 8 de marzo de 2013. 
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook