02 de septiembre de 2016
02.09.2016

El partido de Mas fuerza al Supremo a decidir sobre las grabaciones al ministro del Interior

La CUP supedita la negociación de las cuentas de 2017 a la voluntad de Puigdemont de "culminar" la secesión

02.09.2016 | 04:03
Fernández Díaz, el miércoles, a su llegada al Congreso.

El Partit Demòcrata Català (PDC), la antigua Convergència, presentó ayer ante el Tribunal Supremo una querella criminal contra el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el exdirector de Antifraude Daniel de Alfonso por los presuntos delitos de violación de secretos, prevaricación y malversación.

El motivo de la querella son las conversaciones, grabadas secretamente en el despacho del Ministro en vísperas de la consulta soberanista del 9-N de 2014, en las que él y De Alfonso hablan de cómo inculpar por corrupción a líderes independentistas. Los querellantes son el exalcalde barcelonés Xavier Trias y el PDC.

Trias consideró ayer una "vergüenza" que el Ministro siga en el puesto. "Luchar contra la corrupción exige" que el titular de Interior deje de serlo, razonó.

La Fiscalía del Supremo ya advirtió en julio que no veía indicios suficientes para investigar al Ministro por el contenido de las escuchas, pero ahora el PDC fuerza al alto tribunal a decidir si admite o no a trámite un caso que levantó una sonada polvareda en plena campaña del 26-J.

Entre tanto, la Mesa del Parlament acordó por unanimidad alegar ante el Tribunal Constitucional (TC) en relación al incidente de ejecución de sentencia promovido por el Gobierno, a raíz de la resolución del Parlament por la que se ratificó el informe y las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente. Pese a la unanimidad, C's y el PSC subrayaron que no comparten la argumentación. El PP y la CUP, sin voto en este órgano, se opusieron: el PP, por su contenido; la CUP, porque "no hay que perder el tiempo" con el TC, dicho lo cual acusó a Junts pel Sí (JxS) de "legitimar" al tribunal e "incumplir el mandato" del 9-N. De hecho, la diputada Anna Gabriel anunció que la CUP sólo se abrirá a negociar con JxS los Presupuestos de 2017 si el president, Carles Puigdemont, tiene voluntad de culminar el proceso secesionista. La falta de apoyo de los "cuperos" le obligó en junio a retirar las cuentas de este año, tras lo que anunció que se someterá a una moción de confianza el día 28.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine