15 de octubre de 2016
15.10.2016
Lne.es »

Los críticos acusan a la gestora de suavizar "Gürtel" para facilitar la abstención del PSOE

Fernández asegura que el proceso revela "lo que ya se sabía" Errejón sostiene que PP y PSOE ya están negociando la investidura en secreto

15.10.2016 | 04:24
El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su llegada al juicio de "Gürtel".

Cargos del PSOE afines al dimitido Pedro Sánchez acusaron ayer a la gestora presidida por el asturiano Javier Fernández de suavizar sus críticas al entramado de corrupción que se reconstruye en el juicio de la trama "Gürtel" para de este modo allanar el camino a la abstención en la investidura de Mariano Rajoy.

El presidente del Principado declaró que no está sorprendido por las declaraciones del cabecilla de la trama, Francisco Correa. Fernández estimó que la instrucción corrobora "lo que ya se sabía", que había corrupción, "y mucha", en el seno del PP. Una corrupción que, dijo, era "casi de carácter estructural".

Fernández añadió que la corrupción del PP será uno de los elementos que se debata -la semana próxima, posiblemente el domingo- en el Comité Federal del PSOE que decidirá el sentido del voto socialista. "Va a haber un debate en el seno del Comité Federal en el que cada uno expondrá sus razones, se hará un juicio de los acontecimientos y, como órgano colectivo, el Comité se pronunciará", resumió. La reunión en la que debe fijarse la fecha del Comité Federal fue ayer aplazada del lunes al martes próximo.

Los críticos pusieron el acento en que tras la declaración ante el juez de Correa, en la que ha detallado cómo se hicieron los pagos a cargos del PP a cambio de adjudicaciones, Fernández se haya limitado a los citados comentarios.

"El tema es para haber salido a lo bestia. Y está claro que no se ha hecho", aseguró una diputada socialista que se mantuvo en el anonimato. Para esta parlamentaria "la corrupción del PP no es agua pasada", en contra de lo que pretenden el Gobierno y la dirección popular, por lo que debería seguir siendo un motivo principal para impedir que el PSOE facilite la reelección de Rajoy.

Una excomponente de la Ejecutiva de Sánchez consideró que la gestora trata de "suavizar" las críticas para hacer más sencillo y llevadero el camino de la abstención. "Pero cada vez se les hace más difícil justificarla", añadió.

Otro miembro de la anterior dirección sostuvo que la gestora es consciente de que "pactar con este PP es intragable" por "la magnitud de su corrupción", pero subrayó que con la operación de acoso y derribo de Pedro Sánchez "se han atado de pies y manos para buscar otra salida".

Desde el exterior del PSOE, el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, consideró que PSOE y PP están ya negociando los términos que permitan la investidura de Rajoy, pero sin que se enteren los ciudadanos. Errejón opinó que de ese diálogo dependerá que la legislatura sea corta o larga, en función de los apoyos que el PP logre conseguir del PSOE más allá de la mera investidura.

A ojos de Errejón, ya se está dando "una suerte de gran coalición" en las declaraciones que socialistas y populares hacen sobre el juicio. Según aseguró, a él le "ofende profundamente" que se diga que lo que está declarando Correa "ya se sabía".

El secretario general del grupo de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Fernández, defendió que se vote a favor de la investidura de Rajoy, al afirmar que unas personas de la "catadura moral" de Correa y su "camarilla de mafiosos" no pueden condicionar "en absoluto" la formación del Gobierno. "España no puede ser rehén del señor Correa", resumió Miguel Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine