La pieza más grande del puzle

Las nuevas urbanizaciones de Prado de la Vega y La Malata prevén tantas viviendas como tiene el barrio en la actualidad

12.05.2008 | 00:00
Obras de la urbanización de Prado de la Vega, con La Corredoria al fondo.
Obras de la urbanización de Prado de la Vega, con La Corredoria al fondo.

Marta PÉREZ

La Corredoria está a punto de dar el último y definitivo paso en su desarrollo urbanístico. La Sociedad de Gestión y Promoción del Suelo en Asturias (Sogepsa), que fue la encargada de desarrollar suelo, en varias fases, para la construcción de los 4.620 pisos que han ido dando forma al barrio, es también ahora la impulsora del nuevo barrio que se levanta entre el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y La Corredoria: Prado de la Vega.


En Prado de la Vega, Sogepsa prevé la construcción de 3.442 viviendas, un nexo de unión entre la trama urbana ya consolidada en Oviedo y el emergente barrio de La Corredoria. También servirá para integrar en el puzle urbanístico el hasta ahora solitario barrio de La Monxina. La urbanización de Prado de la Vega afecta a una superficie de 584.324 metros cuadrados, de los que 229.182 se destinarán a zonas verdes y espacios públicos, 155.074 a viales y 74.722 a equipamientos. Las obras de esta urbanización tiene una importancia añadida: parte del nuevo viario será el acceso al HUCA. La comunicación del nuevo centro sanitario con las principales vías de la región, una obra compleja impulsada por el Principado, contempla la construcción de una gran glorieta en Cerdeño, un viaducto sobre la autopista «Y», un túnel junto al barrio de La Monxina, y una conexión más con la nueva autopista Oviedo-Gijón AS-II. Esta actuación de Sogepsa viene a completar la abordada en Corredoria Este, entre la carretera AS-18 y la autopista A-66.


En Prado de la Vega está previsto que, al menos, 2.100 viviendas tengan algún tipo de protección. Además, unas 300 serán promovidas directamente por el Principado como Viviendas de Promoción Pública (VPP). La promoción del resto de viviendas corresponderá a promotores privados y responderá a la figura de Vivienda de Protección Autonómica (VPA). Las obras de urbanización de esta área residencial comenzaron a finales de 2006. En paralelo a la urbanización de los terrenos, Sogepsa comercializa las parcelas entre los promotores que las solicitan. Una vez que obtienen la licencia municipal pueden iniciar la construcción y la comercialización de las viviendas. Por su parte, los compradores tienen que cumplir los requisitos exigidos por la legislación.


Otra de las zonas de expansión del barrio es La Malata. Los dos planes previstos en esta área, La Malata Norte y La Malata Sur, con 1.700 viviendas, unidos a los 780 pisos que proyecta el concejo de Siero, suponen la unión entre La Corredoria y Lugones. Si a las previsiones de crecimiento de La Corredoria -40.000 habitantes- se suman las de la localidad sierense, juntos formarán en pocos años una gran ciudad de 60.000 habitantes.


La Malata Norte es uno de los proyectos del plan municipal de vivienda. Permitirá construir 1.200 pisos nuevos en unos terrenos, antaño industriales, situados en el límite con Siero, junto al polígono industrial Puente Nora. El plan se completa con La Malata Sur, donde se edificarán 560 pisos, también con algún tipo de protección.


Las previsiones de construcción de Prado de la Vega y La Malata juntas suman 5.142 viviendas, una cifra que se aproxima al número de pisos que se alzan en el barrio en la actualidad.


El desarrollo de la urbanización de Prado de la Vega afectará, además de a La Corredoria, al vecino barrio de La Monxina, que quedará integrado en el todo de La Corredoria como una pieza más del puzle. Los vecinos de La Monxina saltaron a la actualidad a finales del año pasado, a propósito de las obras de la nueva urbanización de Prado de la Vega. Se pusieron en pie de guerra, respaldados por el Grupo municipal Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda (ASCIZ), para salvar su parque, el Enrique Montes de Oca, que iba a desaparecer, afectado por uno de los viales de acceso a la urbanización. A raíz de la protesta, el Ayuntamiento pidió a Sogepsa que redactase un nuevo proyecto para salvar el parque del barrio.

Enlaces recomendados: Premios Cine