Lne.es »
La Corredoria

La Corredoria lidera una campaña contra la violencia de género

Los comercios del barrio lucen carteles con el lema "Nunca más, nadie más"

04.02.2016 | 04:06
Nicanor Platero, ante uno de los carteles contra la violencia machista en La Corredoria.

"Espacio libre de violencia machista. Nunca más, nadie más". Este es el lema de los carteles que lucen desde ayer medio centenar de comercios de La Corredoria con el objetivo de concienciar a la población sobre la necesidad de "acabar con una lacra social que nos asalta casi a diario". Así lo explica el presidente de la asociación vecinal "El Conceyín", Nicanor Platero, tras repartir los letreros por el barrio. Su agrupación ha sido la encargada de impulsar la iniciativa "y empapelar sidrerías, bares, cafeterías o tiendas de ropa con un mensaje claro y directo". Platero, al igual que el resto de asociados, decidió organizar una campaña contra la violencia de género al conocer la muerte de Ascensión Amores, el 26 de enero en Avilés, a manos -presuntamente- de su marido, lo que la convierte en la séptima fallecida por violencia machista en España en lo que va de año y la primera de Asturias.

La colocación de los carteles es sólo la primera fase de una campaña que "El Conceyín" quiere mantener en los próximos meses. "Estamos estudiando la organización de concentraciones en distintos puntos de La Corredoria, e incluso la proyección de películas que reflejen la penuria de las víctimas de malos tratos o de documentales educativos para todos los públicos", comenta el líder vecinal, para quien, "en este asunto, todos somos una mujer".

Última víctima

La última víctima de violencia de género en Oviedo fue María Isabel Márquez Uría, que murió en noviembre de 2015 cuando su pareja -que confesó los hechos- la golpeó con unas mancuernas en el piso que compartían en la calle General Zuvillaga.

El cadáver de María Isabel, de 65 años, fue hallado por la Policía Nacional después de recibir la alerta de los empleados de una oficina ubicada en la misma planta donde se produjo el crimen, pared con pared con la oficina del Servicio Público de Empleo y a unos treinta pasos del Club de Tenis. Los trabajadores avisaron tras darse de bruces en su buzón con una nota manuscrita dejada por el autor confeso, Jorge Portillo Vega, de 51 años y natural de Barcelona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine