Día Internacional contra la ablación

Seguimos sin hablar de ello: Mutilación genital femenina

La ablación es una lacra que vulnera los derechos fundamentales de 3 millones de niñas cada año

07.02.2016 | 04:59
Seis niñas son mutiladas cada minuto.

Este sábado se celebra el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina y desde World Vision se ha puesto en marcha la campaña StopAblación con la que se pretende dar a conocer un poco más sobre esta lacra que vulnera los derechos fundamentales de 3 millones de niñas cada año.

Los informes de World Vision estiman que son 6 niñas las mutiladas cada minuto, por ello es necesario el trabajo y la formación en muchas comunidades, porque, recuerdan, "aún queda mucho por hacer entorno a la MGF".

A continuación el testimonio de  Effie Johari, Fondo de Naciones Unidas para la Infancia 'UNICEF.

Tengo 20 años y sufrí mutilación genital femenina (MGF). Vivo en Malasia, un país donde esta práctica esta normalizada, pero donde los datos y la información sobre la materia escasean.

He investigado sobre la MFG y me he dado cuenta de que los países del sureste asiático suelen quedarse fuera de los análisis. Quiero compartir mis ideas y experiencia para compensar la falta de atención a esta práctica en mi región.

Aunque la mutilación genital femenina técnicamente no es un tema tabú en este país, su práctica está muy normalizada y no se considera diferente a otras prácticas médicas. Nuestra cultura silencia hablar sin pudor de los cuerpos de las mujeres, quizás porque se considera demasiado vergonzosa la propia sexualidad femenina. Además, a las niñas de todo el mundo a menudo se las trata como si no tuviesen autonomía sobre sus cuerpos, por lo que someterlas a un procedimiento que las altera para siempre parece aceptable y, a veces, obligatorio.

Un mensaje escrito hace dos años en un blog fue mi primera oportunidad para tratar el asunto de manera sincera y sin vergüenza, porque Internet me dejó espacio para hablar abiertamente. Dos años después, la situación aquí (y sin duda en otros lugares) sigue siendo la misma. No hay por el momento un movimiento sólido que abogue por la eliminación de la práctica, ni tampoco una gran campaña de información.

La respuesta a mi primer mensaje fue algo esperado pero bastante inquietante. La mayoría de la gente no sabía que esta práctica tenía lugar en nuestro país. En su defensa, diré que las frases que utilizamos difieren: la MGF connota una práctica cruel, mientras que el término común de 'circuncisión femenina' no conlleva connotaciones culturalmente negativas y parece complementar a la circuncisión masculina.

Quizás lo más descorazonador fue que había personas que nunca habían cuestionado la práctica a pesar de haber pasado por ella, o sus hijas. No podían explicar la diferencia, ni física ni sensitiva. Para muchos con los que contacté, leer mi post y hablar conmigo fue la única exposición que habían tenido al tema.

Al discutir la MGF con estas personas, expuse todos los tipos diferentes de corte genital y habitualmente reaccionaban con horror. Los procedimientos varían según la cultura: algunos son procedimientos dolorosos y traumáticos llevados a cabo cuando la niña ya no es un bebé y algunos derivan en ramificaciones dolorosas, tanto físicas como psicológicas.

Efectos psicológicos

Personalmente, yo no recuerdo la experiencia porque era un bebé. No obstante, sí que me ha producido efectos dolorosos cuando, como adolescente, quería sentirme cómoda con mi cuerpo.

Es algo que me gustaría subrayar porque, en el debate sobre la MGF, muchos se sobrecogen por la mutilación física de una persona, pero no comprenden por completo los efectos psicológicos. Sólo quien haya pasado la experiencia puede hablar de lo confuso y aterrador que es descubrir que tu cuerpo no es como el de los demás, y no porque nacieses así, sino porque te quitaron algo sin consentimiento o incluso sin que te enteraras.

El mayor problema para detener esta práctica es la falta de información o la desinformación descontrolada. Soy la primera en admitir que no estoy segura al cien por cien de todo lo que he leído al respecto. De si es obligatorio (o no) según las escuelas de jurisprudencia, de si es una fatua aplicable en toda la nación, de si existen dudas legítimas sobre salud e higiene --todo el que usa esta justificación cita 'investigaciones' que nunca me han enseñado--.

Incluso hay quien me ha dicho que se recomienda la circuncisión a las mujeres para aumentar su placer sexual. Yo no hablo por la información que he recabado leyendo, sino de lo que he escuchado y de lo que he podido aprender de mi propio cuerpo.

La justificación de esta práctica es discutible en todos los niveles. Mientras no se ilegalice, y dejemos que continúe, la cultura la perpetuará y la convertirá en normal. Al margen de la ley, tenemos que lograr también un cambio de mentalidad.

Como parte de mi cultura, puedo ver que, al menos en este nivel, no forma parte de una agenda perversa. Las autoridades locales creen realmente que el procedimiento está justificado y es necesario. Las mujeres creen que la religión obliga. Para ellas, para nosotras, es como siempre ha sido. Tenemos nuestras creencias y nuestro sentido del deber, por lo que si médicamente no es perjudicial, ¿por qué cuestionarlo?

Una cultura arraigada

Lamentablemente, gran parte del activismo global sobre MGF con el que me he relacionado está encabezado por personas que no han sufrido el procedimiento o no viven en una cultura donde se practica. Aunque aprecio el apoyo y la información adicional, a menudo siento como si se tratase con altivez o se minimizasen las experiencias.

Por supuesto que creo que la MFG está mal, pero escuchar a personas que añaden calificativos como 'bárbaro' o 'atrasado' a países que consideran 'crueles' o 'estúpidos' por no ilegalizar esta práctica enturbian mis ideas sobre la materia. Para muchas personas de este país, el procedimiento está ligado al proceso del nacimiento. La ignorancia no sirve como excusa, pero los debates que he visto en los medios han agravado el horror que sentí sobre mi cuerpo.

En los últimos dos años, he trabajado con niños como profesora. El principal aliciente de mi trabajo es asegurarme de que no crecen como yo lo hice, sintiéndose solos o mal, y que reciben las oportunidades y espacios que necesitan. Los niños se convertirán en adolescentes confusos, heridos y solos y luego en adultos cuyas ideas estarán formadas a partir de sus experiencias infantiles. Proteger a los niños, especialmente a las niñas, de una práctica que les roba la propiedad de sus cuerpos es lo más importante.

Para mí, todo lo que puedo hacer ahora es vivir tal como soy, encontrar espacios que nutran mi bienestar, esforzarme en busca de un buen trabajo. No puedo volver atrás en el tiempo o recuperar un pedazo de la carne que me han quitado, pero para las niñas --niñas que han sido sometidas a este procedimiento y que necesitarán apoyo, consuelo o simplemente información; niñas que no han nacido o que no han pasado por esto de momento--, para ellas, todavía queda mucho por hacer.

Por eso agradezco esta oportunidad y la plataforma que tengo para añadir mi voz al debate, por eso quiero animar a otros a hablar sobre si se sienten cómodos con ello. Ser capaz de hablar con amigos y en distintos espacios seguros me ayudó mucho. ¿Sigo pensando que es un horror asumir algo que es imborrable o incluso traumático? Sí, pero sé que no estoy sola. Cuantas más voces haya, menos oportunidades habrá de que los jóvenes pasen por lo que yo pasé y más oportunidades habrá de unirnos para parar esta práctica.

Hay muchos frentes en esta labor: educación (una educación sexual completa e imparcial para todos), campañas de información (dirigidas especialmente a hospitales y clínicas), apoyo legal o el deseado cambio de mentalidad cultural. Sólo romper el silencio y hablar del tema con otras personas ya es dar muchos pasos adelante y, aunque creo que no es responsabilidad de quienes lo han sufrido luchar para hacerse escuchar, sé que habría agradecido saber de sus experiencias cuando estaba creciendo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

CINE


Julita aborda con humor las cuestiones más diversas de la vida
´Muchos hijos, un mono y un castillo´, un buen documental

´Muchos hijos, un mono y un castillo´, un buen documental

Julita, de 81 años, y madre del director, es la protagonista del primer filme de Gustavo Salmerón

´El sentido de un final´: Los delirios de la memoria

´El sentido de un final´: Los delirios de la memoria

Una verdad oculta que sale a la luz en un momento trascendental de la familia

Las películas más decepcionantes de 2017

Las películas más decepcionantes de 2017

'Remakes', dramas y hasta cintas de aventuras que defraudaron a muchos espectadores

¿Cuál es el personaje más odiado de ´Star Wars´?

¿Cuál es el personaje más odiado de ´Star Wars´?

A pesar de su mala fama, Jar Jar Binks no es el personaje menos querido de la saga


Cinco mujeres más acusan a Dustin Hoffman de abusar de ellas

Cinco mujeres más acusan a Dustin Hoffman de abusar de ellas

El actor ya había sido denunciado públicamente por otras tres mujeres por episodios similares

´Verano 1993´ se queda fuera de la carrera de los Oscars

´Verano 1993´ se queda fuera de la carrera de los Oscars

La cinta chilena 'Una mujer fantástica' es el único largometraje latino que optará a los premios

Enlaces recomendados: Premios Cine