Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lola Lozano: "Al principio era extraño, como estar de vacaciones"

Lola Lozano, tomándose un café.

Lola Lozano, tomándose un café. MARIOLA MENENDEZ

Villaviciosa, Mariola MENÉNDEZ

Villaviciosa conquista en las distancias cortas. Tiene algo que encandila a quienes la conocen de cerca y departe con su gente. Y si no que se lo pregunten a Lola Lozano y a José Miguel Beneyte. Su flechazo tuvo lugar ya en 1975. Por aquel entonces vivían en Madrid y decidieron pasar unas vacaciones en Asturias. Recalaron en la playa de Rodiles buscando un camping y desde entonces siguen enamorados de Villaviciosa. En 1979 empezaron a veranear en la playa maliayesa hasta que él logró que en su empresa le destinaran a Oviedo. "Pasó el tren y lo cogimos, en plena crisis", apunta Lola Lozano. En la capital vivieron un año, pero asegura que allí se "sentía muy sola". Así que cuando mudaron las oficinas a Gijón lo tuvieron claro. Villaviciosa era el destino que venían soñando de hace años. "Al principio era una sensación muy extraña, como de estar siempre de vacaciones", apunta la madrileña. "Para mí es un lujo vivir en Villaviciosa, sobre todo cuando vienes de una ciudad grande como Madrid", indica, aunque otras más pequeñas, como Oviedo o Gijón, tampoco supieron conquistarla. Viven en Seloriuy en la Villa se siente "muy a gusto". Mucho tienen que ver sus vecinos. "Aunque la gente piense que aquí te puedes ahogar, no es así porque si te gusta y tienes inquietudes, aquí tienes muchas actividades culturales", asegura.

Compartir el artículo

stats