Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"A los 65 años estamos en el mejor momento", dicen los médicos para alargar la jubilación

La CRUE pide reconsiderar el número y los recursos de los hospitales universitarios y que Sanidad dé más respaldo económico

Por la izquierda, Álvarez Sala, García Granda y López Muñiz. IRMA COLLÍN

Los decanos de las facultades de Medicina se unieron ayer en una sola voz para exigir que se alargue, como reclaman en Asturias, la jubilación de los médicos más allá de los 65 años sin que ello suponga un merma para el sistema sanitario. Más bien al contrario. "Se encuentran en su mejor momento profesional", proclamó el presidente de la Conferencia Nacional de Decanos, el asturiano José Luis Álvarez-Sala. También se unió a sus demandas el presidente de la Conferencia de Rectores, Roberto Fernández Díaz, quien coincidió con Sala en la necesidad de revisar el número de hospitales con la consideración de universitarios por carecer algunos del número suficiente de profesores funcionarios.

En el asunto de las jubilaciones, José Luis Álvarez-Sala sostiene que si un médico de más de 65 años desea continuar en el ejercicio profesional no debería existir inconveniente. "La inmensa mayoría se encuentra en perfectas condiciones y, muchas veces, en su mejor momento", aseveró este asturiano de Gijón con 43 años de profesión a sus espaldas y 25 de catedrático, en la Complutense de Madrid.

Madrid renueva año a año

En la comunidad madrileña los facultativos que quieren continuar más allá de la edad de jubilación pueden hacerlo. "A quien quiera seguir se le renueva año a año", explicó Álvarez Sala, quien definió el sistema sanitaria asturiano como "excelente, como el resto de toda España; supongo que con sus carencias de médicos, como en todos los sitios", remarcó.

Álvarez-Sala, que ha ejercido, además, como jefe del Servicio de Neumología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Neumología de 2002 a 2006, es partidario de revisar la denominación de hospital universitario. "No puede ser que lo decida Sanidad. Habría que ver si todo el personal participa en la docencia", aseveró, "muchos no tienen profesores funcionarios; las facultades no hacen más que crecer y eso lleva a convertir en universitarios hospitales que no son".

Roberto Fernández Díaz, presidente de la CRUE, hizo mención a la necesidad de reconsiderar el número y dotación de recursos de esos hospitales en una misiva a la que dio lectura el rector de Oviedo, en la que se insta a revisar la definición de hospital universitario.

Docencia hospitalaria

Según su criterio, una vez obtenida esa acreditación, el hospital debería implicarse en las labores de docencia e investigación, evitando situaciones "tan usuales como incómodas, de que en un mismo servicio haya personas en la docencia y otras no, o servicios donde los estudiantes no son bienvenidos". A juicio del presidente de la CRUE, la implicación del hospital debe reflejarse también en una dotación económica suficiente que no gravite exclusivamente sobre los hombros y los presupuestos universitarios.

Déficit de plazas MIR

"La formación es y debe seguir siendo competencia de las universidades, pero debe contar también con la complicidad y la ayuda del Ministerio y las consejerías de Sanidad", reivindicó Fernández Díaz, quien también hizo alusión a la frustración que supone que el número de candidatos MIR duplique las plazas ofrecidas. Al respecto, el secretario general de Universidades, Jorge Sainz, presente en la reunión de decanos de Medicina, señaló que los ministerios de Educación y Sanidad "están trabajando" en ello.

Compartir el artículo

stats