Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consultas por las tardes, la propuesta para desatascar los centros de salud

Las enfermeras ganarán competencias para quitar trabajo a los médicos l Cincuenta auxiliares atenderán los nuevos centros de llamadas para comunicar con los pacientes

Vestíbulo del centro de salud de Vallobín (Oviedo). A. D.

Algunos centros de salud de la región ofrecerán la posibilidad de ir al médico por las tardes y en todos ellos se otorgarán más competencias a las enfermeras. Estas son dos de las medidas anunciadas ayer ante el pleno de la Junta General del Principado por el consejero de Salud, Pablo Fernández. El consejero compareció para responder dos preguntas de la oposición que versaron sobre el mismo asunto: el malestar de los usuarios -en particular tras el levantamiento del estado de alarma- por las enormes dificultades a las que se enfrentan para comunicarse por teléfono en sus centros de atención primaria y para ser vistos en persona, incluso ante cuadros clínicos preocupantes.

"Los plazos para conseguir una consulta pueden irse a una semana", denunció la diputada del Partido Popular Beatriz Polledo. Adrián Pumares, de Foro, se pronunció en términos similares. "Ustedes están aprovechando la pandemia para imponer de una manera brusca la atención no presencial, en contra del criterio de pacientes y profesionales", destacó el diputado forista.

El consejero de Salud rebatió esta última denuncia, pero no las referidas al colapso telefónico. Para este último anunció la puesta en marcha de un centro de llamadas (call center) destinado a "facilitar el acceso a los centros de salud". En estos equipamientos (uno o varios en la región, aún no está del todo concretado) trabajarán 50 auxiliares administrativos, para facilitar la accesibilidad a los centros y la resolución de trámites burocráticos. El Principado ya ha iniciado la contratación de estos profesionales, indicó Pablo Fernández.

El titular de Salud manifestó la voluntad de su departamento de ir ganando actividad presencial en los centros de primaria. Eso sí, precisó que la evolución futura pasará por "nuevas formas" de presencialidad. El Consejero facilitó datos: antes de la pandemia, la atención telefónica en atención primaria solo representaba el 5 por ciento de la actividad asistencial; el pasado mes de mayo, alcanzó un máximo del 55 por ciento; y en el mes de julio se repartía a partes iguales con la presencial.

De otro lado, en algunos centros sanitarios "que así lo requieran" se implantarán "agendas de tardes". Esta idea fue planteada hace años por el Principado, en tiempos de Ramón Quirós como titular de Salud, y los médicos de plantilla del Servicio de Salud del Principado (Sespa) reaccionaron con una rotunda negativa. Habrá que ver la fórmula que trata de aplicar en esta ocasión la Administración sanitaria.

En el transcurso de su comparecencia parlamentaria, Pablo Fernández hizo hincapié en un proyecto ya avanzado por este periódico: una reordenación de las agendas de médicos, enfermeras y administrativos. Y añadió que se llevará a efecto "una redefinición de las competencias de enfermería". Esta última propuesta, largamente demandada por los colectivos de enfermeras, tiene como objetivo descargar de trabajo a los médicos en aquellas tareas en las que su concurso no es imprescindible.

Pablo Fernández también citó un par de medidas ya anticipadas por este periódico: la implantación de contratos de tres años para los médicos de familia con vinculación temporal; y la próxima puesta en marcha de la tecnología necesaria para que los sanitarios y los pacientes puedan mantener videoconferencias.

Compartir el artículo

stats