Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos temen no poder atender a todos los enfermos

"La gente no solo muere de coronavirus", destacan los profesionales de la salud, que no quieren que "se repita la situación de marzo y abril"

Un militar de la UME, trabajando en la desinfección del HUCA y su entorno el pasado mes de marzo.

Un militar de la UME, trabajando en la desinfección del HUCA y su entorno el pasado mes de marzo. MIKI LÓPEZ

Los profesionales sanitarios de la región tienen bien grabado en su memoria lo sucedido en la primera oleada de la pandemia y hay aspectos de esta que no quieren que se repitan bajo ningún concepto en esta segunda fase. Una de ellas es la necesidad de evitar la saturación de los hospitales y de la red de atención primaria con el objetivo de preservar la asistencia a todos los procesos patológicos no relacionados con el coronavirus.

"La gente no solo se muere de covid. No podemos llegar a la situación de marzo y abril. Nuestro objetivo actual es mantener el mayor tiempo posible la actividad quirúrgica, porque hay muchos enfermos afectados por el retraso de sus intervenciones", explicó ayer a este periódico una médica que dirige una unidad de protagonismo esencial en la primera oleada del coronavirus.

Como es bien conocido, desde mediados del pasado marzo, con la declaración del estado de alarma y del confinamiento domiciliario, los centros de atención primaria y los hospitales concentraron la práctica totalidad de su trabajo en los infectados por el virus pandémico. Se desprogramaron miles de intervenciones quirúrgicas y decenas de miles de consultas. Por una parte, para proteger a los profesionales sanitarios de posibles contagios por parte de los pacientes. Por otra, para evitar una exposición peligrosa de los enfermos a una hipotética infección.

En aquellos momentos, la pandemia estaba propagándose de forma incontrolada, la incertidumbre era total en el ámbito sanitario y entre la población general se desconocía casi por completo el comportamiento del coronavirus... Ahora, hay circunstancias igualmente difíciles, y además se aproxima la llegada -al menos sobre el papel- de los virus respiratorios otoñales y de la gripe (si bien abundan las voces que pronostican una caída notable en la incidencia de estos agentes patógenos a causa de las medidas de protección frente al covid).

Lo acontecido en la primavera ha pasado una seria factura a muchos enfermos crónicos y a otros pacientes con cuadros clínicos que no pudieron ser atendidos a causa del proceso pandémico. En esta valoración están de acuerdo no solo los profesionales de la salud, sino también las autoridades. Por eso el sistema sanitario regional está adoptando medidas para que no se repita algo similar. "Estamos haciendo una reorganización interna con el objetivo de dar respuesta a la pandemia, pero también de preservar la actividad ordinaria, a diferencia de lo que ocurrió en primavera", señalaron a este periódico fuentes del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), buque insignia de la sanidad regional.

En el momento actual, el flanco más débil del sistema sanitario es la atención primaria. Movilizados por el Sindicato Médico de Asturias (SIMPA), los facultativos especialistas en medicina de familia salieron a la calle la semana pasada para protestar por la "situación crítica" de los centros de salud derivada del sistema organizativo adoptado tras la llegada de la pandemia de covid-19. "Además de soportar una gran sobrecarga asistencial y emocional, estamos haciendo de telefonistas, de rastreadores, de secretarias... labores que no formaban parte de nuestro trabajo, pero que hemos tenido que aceptar", denunció el presidente del SIMPA, Javier Alberdi, quien añadió que los facultativos tienen que soportar "agendas que llegan a 90 pacientes al día, una cifra inasumible que desborda cualquier capacidad de respuesta".

En los hospitales de la región, el clima es más sereno, pero los gestores temen una afluencia desmedida de infectados por covid y también otras cuestiones como la escasez de enfermeras, que ya se hizo patente en la primera oleada del virus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats