Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los contagios de mayores se disparan y auguran un aumento de hospitalizaciones

En las cuatro últimas semanas han sido diagnosticadas 526 personas de 64 o más años, una cifra muy superior a las de los meses de verano

Los contagios de mayores se disparan y auguran un aumento de hospitalizaciones

Los contagios de mayores se disparan y auguran un aumento de hospitalizaciones

La segunda oleada de la pandemia de coronavirus la pandemia de coronavirusempieza a parecerse a la primera en un aspecto sumamente preocupante, a juicio de los médicos: el elevado índice de mayores de 64 años infectados. Si todo el verano se había caracterizado por una incidencia mayor en colectivos jóvenes, y ese dato constituía una diferencia esencial -y tranquilizadora- con relación a la primera ola, en lo que va de otoño las tornas han cambiado. En las cuatro últimas semanas han sido diagnosticados en Asturias 526 mayores de 64 años, una cifra muy superior a las de los meses previos, si bien alejada todavía de los niveles registrados en los pasados meses de marzo y abril.

"Indudablemente, los pacientes de más edad suelen llegarnos con más enfermedades concomitantes y con más factores de riesgo, y eso aumenta las opciones de que los cuadros se agraven", explicó ayer a este periódico Dolores Escudero, jefa de la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

En los últimos días se han registrado varios brotes de covid, algunos de ellos de envergadura, en varias residencias de mayores de la región. La afluencia de afectados a los centros hospitalarios ha sido inmediata, y previsiblemente lo será aún más. Los especialistas tienen establecida una secuencia temporal según la cual las hospitalizaciones suelen llegar aproximadamente una semana después del inicio de los síntomas, y los ingresos en UCI una semana después de las hospitalizaciones.

Conocedores de estos plazos, los médicos asturianos, y también los gestores sanitarios, llevan un par de semanas preocupados por lo que están viendo en las estadísticas de las últimas semanas. A lo largo del verano, los afectados por el covid-19 eran mayoritariamente jóvenes y personas de mediana edad. No hay que olvidar el influjo que entonces tuvieron las fiestas, botellones y otros encuentros más o menos multitudinarios. En consecuencia, a finales de agosto la edad media de los infectados en la segunda oleada era de 39 años, muy inferior a los 62 años de la primera fase. Terminado el periodo vacacional, las cosas fueron cambiando. A mediados de septiembre el promedio de los contagiados ya era de 42 años, y en el momento actual ha subido hasta 44 años.

La gráfica que acompaña a estas líneas resulta muy ilustrativa. A lo largo de la semana pasada -la 41 del calendario epidemiológico- se contabilizaron en la región 148 infectados de 65 años o más. Esta cifra ya casi alcanza a la registrada en la franja de 45 a 64 años, que estuvo por encima o muy por encima desde mediados de julio. Entre tanto, las curvas de todos los otros tramos etarios están bajando

En las últimas cuatro semanas se han registrado en el Principado 526 contagios de mayores de 64 años. Si vamos hacia atrás, en las cuatro semanas precedentes -de mediados de agosto a mediados de septiembre- habían sido menos de la mitad, 221, y en las cuatro semanas anteriores -de mitad de julio a mitad de agosto- solo 49.

Naturalmente, con tan pocos mayores afectados por la pandemia, el impacto sobre los hospitales había sido pequeño hasta hace pocos días. "En la gente de más edad se dan dos circunstancias: enfermar de covid y enfermar por culpa del covid", indica Francisco Rodríguez Jerez, neumólogo del HUCA.

La acción del coronavirus se traduce en neumonías y afectación tromboembólica, hepática o renal, entre otras complicaciones, señaló el doctor Jerez. En cuanto a lo que significa enfermar por culpa del covid, se constata que "las personas de más edad que ya tenían diversas patologías, como diabetes, obesidad o enfermedades respiratorias, se descompensan al contraer la infección por coronavirus, llegando a cuadros de una gravedad a la que muy probablemente no habrían llegado de estar previamente sanos".

¿Qué sucederá si, como es previsible, sigue aumentando la cifra de infectados de 65 o más años? Que aumentará el volumen de los que "necesiten recursos asistenciales como el ingreso hospitalario o en UCI", precisa el neumólogo del HUCA.

Por el momento, asevera la doctora Dolores Escudero, al área de críticos del HUCA están llegando aproximadamente el 25 por ciento del total de los pacientes que son ingresados en el complejo sanitario. Esta fue también la tónica general de la primera oleada, e induce a pensar que un incremento fuerte de hospitalizaciones tendrá de nuevo un correlato inmediato en la ocupación de los boxes de cuidados intensivos.

En el Hospital Valle del Nalón, que empezó a acoger enfermos de coronavirus hace pocas semanas, el panorama actual es que una mayoría de los ingresados son pacientes de edad avanzada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats