Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La red sanitaria privada espera no asumir positivos y la concertada se empieza a llenar

El margen de maniobra para el sistema sanitario en Asturias empieza a ser muy corto. Con las bolsas de empleo de personal facultativo y enfermería agotadas y sanitarios en nómina organizando huelgas y protestas por la falta de medios, en esta segunda ola la red hospitalaria concertada está asumiendo un papel protagonista. Según fuentes sanitarias ovetenses, el Monte Naranco "está completamente lleno" y, en Gijón, Cruz Roja asegura que "no puede asumir mucho más" que el medio centenar de pacientes que ya tiene en dos plantas.

Hasta el también gijonés Hospital de Jove, que hasta ahora se había mantenido como "zona limpia", suma ya otros 54 positivos en su edificio. Otros centros como Fundación Avilés o el Sanatorio Adaro están recibiendo enfermos de otras patologías que sus hospitales de referencia no puede asumir. "La concertada no podrá ayudar mucho más", razonan sus responsables. Centros privados como el Sanatorio Covadonga y el Hospital Begoña explican no haber recibido ninguna petición de ayuda de Salud. De hecho, "no se baraja" abrir nuevas plantas covid en esta red.

Compartir el artículo

stats