Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ola de otoño localiza las incidencias más altas de Asturias en los barrios obreros de Gijón

Un área del centro concentra las peores tasas de Oviedo; Villalegre y La Luz son las más afectadas en Avilés, y El Entrego, Langreo y Lena, en las Cuencas

Un coche de la Policía patrulla por una calle de La Calzada

Un coche de la Policía patrulla por una calle de La Calzada Juan Plaza

La geografía asturiana de la segunda oleada del coronavirus exhibe una tendencia a la afección desigual de la pandemia y a un cierto desequilibrio territorial que, observado al detalle, localiza lo peor en barrios obreros y residenciales de clase media de Gijón. El concejo peor tratado por la curva pandémica de este otoño tiene, mirado por dentro, las tasas de incidencia más elevadas de la región concentradas en el cinturón oeste y sur de la ciudad. Las zonas básicas de salud de La Calzada y Roces-Montevil superan los 1.400 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días y pasan por ser las más castigadas de la Asturias urbana de acuerdo con un criterio que además de los positivos contabiliza los cuadros clínicos sospechosos con PCR negativa. Los datos, actualizados el pasado miércoles por el Instituto de Investigación Sanitaria del Principado, localizan en Gijón índices que se sitúan por encima de los mil casos en casi todo el municipio y que encuentran otras áreas complejas por el volumen relevante de infecciones en El Llano y la zona de El Coto-Ceares-Viesques, con medias de más de 1.300.

Casos de covid del 7 de noviembre de 2020

El mapa que acerca el resumen de impacto de la epidemia a las áreas sanitarias podría dar alas a la tesis de algunos expertos que en un primer vistazo relacionan en parte el elevado impacto del coronavirus en Gijón con la estructura económica de una ciudad con muchos empleos poco dotados para el teletrabajo –los industriales entre ellos– y con las zonas obreras con más alta densidad de habitantes por vivienda. También hay, no obstante, tasas próximas o por encima de 1.100 en el centro o Somió y un nivel de impacto de 1.090 en el conjunto del área sanitaria, que incluye los concejos de Carreño y Villaviciosa.

Los expertos relacionan en parte el elevado impacto del coronavirus en Gijón con la estructura económica de una ciudad con muchos empleos poco dotados para el teletrabajo

decoration

El nivel de impacto es más desigual y menos grave en Oviedo y Avilés, junto a Gijón los concejos que viven bajo la restricción del confinamiento perimetral. En la capital, donde se acumulan valores nada leves de entre trescientos y ochocientos casos en tasa, lo peor se localiza en la zona básica “centro-sur”, en un espacio que abarca el casco histórico y llega hasta Llamaquique y el Campillín, con un promedio alejado de los de Gijón pero próximo a los ochocientos afectados por 100.000 en una zona con cierta preeminencia de la población mayor. El área sanitaria de Avilés alcanza un promedio de 746 sospechosos o confirmados que acercando el mapa a los barrios localiza lo peor en Villalegre y La Luz, con tasas por encima del millar.

Fuera de los límites de los confinamientos perimetrales, y más allá de tasas disparadas pero poco significativas por el volumen no muy abundante de las poblaciones, hay riesgos concentrados en las comarcas mineras, con medias de 900 en las áreas con cabecera en Mieres y Langreo. En el Nalón, El Entrego y La Felguera, Tuilla y Lada coquetean con los 1.200 casos; en el Caudal, Lena ronda los 1.130.

Compartir el artículo

stats