Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un reguero de cientos de directivos y políticos en otras regiones "marcados" por su vacuna antes de tiempo

Las irregularidades detectadas provocan la dimisión de dos consejeros, en Murcia y Ceuta, y de los gerentes de dos hospitales vascos

Vacunación del personal sanitario de Canarias contra la covid-19

Vacunación del personal sanitario de Canarias contra la covid-19 Ángel Medina G.

Se cuentan ya por cientos los políticos, dirigentes sanitarios y sindicalistas cuya vacunación ha causado revuelo y críticas por “colarse” por delante de ancianos y profesionales que trabajan en primera línea en la pandemia.

Andalucía. Más de un centenar de trabajadores de la Consejería de Sanidad en Granada recibieron la dosis irregularmente. El PSOE ha exigido explicaciones al Gobierno (PP-Cs).

Aragón. Los alcaldes de Luesia, Jaime Acosta (PP), y Asín, Rogelio Garcés (PSOE), se vacunaron indebidamente. El primero justificó su vacunación por su labor en el patronato de una residencia de ancianos; el segundo, porque realiza tareas de servicio a una residencia. Ambos abandonaron la militancia, pero no los cargos.

Baleares. El Gobierno autonómico justificó que los gerentes y directivos de los hospitales más pequeños (Manacor, Inca y Mahón) se hayan vacunado al estar “muy expuestos” y ser “personal esencial”.

Cantabria. La directora general de Salud Pública, Paloma Navas, fue cesada el pasado día 7 porque el ritmo de vacunación iba lento. Había reservado dosis para garantizar la segunda a quienes recibieran la primera.

Castilla y León. La Junta investiga vacunaciones indebidas en la residencia de Villavicencio de los Caballeros (Valladolid), que incluyen al alcalde, Alberto de Paz, del PSOE.

Cataluña. El alcalde de Riudoms (Tarragona), Sergi Pedret, y un concejal, ambos de JxCat, recibieron vacunas de forma irregular “para no tirarlas”. Tres trabajadores de un equipo de vacunación fueron expedientados por administrar vacunas a familiares.

Ceuta. El consejero de Sanidad, Javier Guerrero (PP), arguyó que se vacunó por su diabetes y su tensión. Ya ha dimitido.

Comunidad Valenciana. El primer caso de vacunación irregular conocido fue, el pasado día 18, el del concejal de Sanidad de Orihuela (Alicante), José Galiano, quien se vacunó “porque había un sobrante que se iba a desechar”. La misma explicación dieron tres alcaldes alicantinos y uno valenciano, del PSOE. La Consejería de Sanidad detectó otras 150 vacunaciones irregulares.

Galicia. La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos estima en cerca de 200 las personas vacunadas de forma irregular. La Consejería de Sanidad solo reconoce un “error” al vacunarse antes de tiempo 17 informáticos.

Murcia. El consejero de Sanidad, Manuel Villegas, del PP, dimitió tras hacerse público que se había vacunado junto a otros altos cargos de su departamento. Ciudadanos y PSOE ha denunciado ante la Fiscalía otras 400 vacunaciones. La alcaldesa de Molina del Segura, Esther Clavero (PSOE), se vacunó “por prescripción médica”. No ha dimitido, pero aceptará “cualquier decisión” de su partido.

Madrid. En el Hospital Clínico San Carlos, decenas de antiguos trabajadores del centro jubilados recibieron la vacuna. La dirección alegó primero que eran voluntarios, aunque después admitió que no. La asociación que convocó a los jubilados explicó que fue “un error”.

País Vasco. Los gerentes de los hospitales de Basurto, Eduardo Maiz y Santa Marina y José Luis Sabas, dimitieron tras recibir la vacuna sin pertenecer a colectivos de riesgo. Ambos son afiliados al PNV y tuvieron cargos en el Ayuntamiento de Bilbao y en el Gobierno vasco.

Otros casos. También hay militares que se vacunaron indebidamente. Por ejemplo, el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, que dimitió el pasado sábado; el comandante del Mando de Operaciones, el general Francisco Braco, o el Jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), teniente general Fernando García González-Valerio.

Compartir el artículo

stats