Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El traje de llanisca se pone de moda en Madrid

El diseñador Héctor Jareño y la bordadora Gloria Galguera presentan una colección de bolsos inspirada en el atuendo regional

A la izquierda, Héctor Jareño durante la presentación de su colección cápsula “Embroidery” en Madrid es Moda. | Reliquiae

De la colaboración entre la firma de moda asturiana Reliquiae y la artesana bordadora Gloria Galguera Amieva ha surgido “Embroidery”, una colección cápsula de bolsos y complementos que reinterpreta el traje femenino tradicional asturiano y que ayer se presentó en el salón internacional Madrid es Moda, coincidiendo con la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. El diseñador Héctor Jareño ha ideado seis piezas como homenaje al traje de llanisca: pañuelos y bolsos inspirados en el dengue, el mandil y la faltriquera.

Jareño, director creativo de la marca Reliquiae, una empresa que echó a andar en 2012 en Gijón, defiende con determinación la alianza de la alta artesanía y el diseño contemporáneo. Su firma está comprometida con la recuperación y actualización de “saberes tradicionales, pertenecientes a oficios en riesgo de desaparición”. Gloria Galguera Amieva, con taller en Naves y más de treinta años de experiencia, se ha especializado en la confección de trajes de aldeana y porruano, declarados bienes de interés cultural. Es, además, una estudiosa de las técnicas tradicionales de bordado, confección, tejeduría y tintado de tejidos y una experta en la restauración de la indumentaria tradicional asturiana.

Ambos, Jareño y Galguera comparten el interés por la preservación del patrimonio tradicional. Ponerse de acuerdo para sacar adelante su colección fue “muy fácil”, asegura el diseñador: “El trabajo previo de documentación y fundamento intelectual lo hicimos juntos y fue un proceso muy natural, con mucho cariño y respeto mutuo. Creo que ese es el camino para la moda española”.

Varios de los bolsos.

En estos últimos años, Héctor Jareño ha colaborado con un pañero de Astorga, usando lana de tejeduría tradicional; con las antiguas fábricas de latones y bronces de Riopar, en Albacete; con artesanos ebanistas en Asturias con castaño de producción sostenible. También con artistas, como la gijonesa Irma Álvarez-Laviada, que da nombre a uno de los bolsos de la firma.

De vuelta a “Embroidery”, Jareño cuenta que “se produjo una paradoja entre los años 50 y 60, cuando la sección femenina generó una uniformidad del traje regional ocultando los localismos. Paralelamente, Cristóbal Balenciaga desarrolló algunos de sus grandes diseños a partir de la colección fotográfica de Juan Ortiz Echagüe, con imágenes de esos trajes tomadas durante los años 20”, contaba ayer Jareño por teléfono, desde Madrid, tras la presentación de “Embroidery”. “Nosotros seguimos esa misma metodología de Balenciaga, rompiendo la uniformidad e investigando en las características locales del traje de llanisca, hasta llegar a la actualización de algunas de sus piezas”, explicó.

El resultado es una colección de complementos, con bordados a mano sobre piel, que han desarrollado pensando en el mercado internacional, “por esos códigos estéticos tan apreciados por la emigración en América Latina”, como puntualiza Jareño. Con Reliquiae, el diseñador asturiano se ha empeñado en “hacer marca”. “Es imposible que haya una marca España de moda si en España no hay marcas de moda. Nosotros estamos empeñados en conseguirlo, en torno al diseño, la contemporaneidad y tradición”, añade. Actualmente su empresa vende moda en todo el mundo, Asia y Oriente Medio especialmente, y sobre todo Japón.

La Sociedad de Promoción Exterior Principado de Asturias (Asturex) facilitó la participación de Reliquiae en Madrid es Moda, a través de su colaboración con la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME).

Paula Currás, la diseñadora que cuenta historias

La gijonesa Paula Currás, con su firma Corsicana, era una de las ocho aspirantes de este año al premio “Mercedes-Benz Fashion Talent”. No fue para ella, pero su colección “Vol. VII-A House (with white gloves)” se paseó por la pasarela de la gran semana de la moda española, donde también estuvo la moscona María Lafuente. Currás, con formación en Bellas Artes y Arquitectura, tiene su estudio en Gijón, con espacio reservado para su marca de moda femenina. En 2018 presentó su primera colección. Ajena a las imposiciones de cada temporada, con sus diseños pretende contar historias.

La diseñadora gijonesa Paula Currás.

Compartir el artículo

stats