Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un “big bang” de emprendedores al rescate del medio rural

Expertos apuntan en la Junta a la formación y el “factor humano” como armas contra la despoblación

Asturias rural

Tirando sin saberlo de un hilo invisible que conectaba su mensaje con los de la sesión anterior, Manuel Campo Vidal quiso “dar por acabada la política del lamento. En lugar de llorar, porque hay gente que se ha especializado en el llanto, hay que pasar a los proyectos reales”, a las “soluciones inteligentes”. Es la séptima entrega de la comisión parlamentaria para el estudio del reto demográfico en la Junta General del Principado y el periodista, compareciente telemático en su condición de presidente de la institución formativa Next Educación y de divulgador de los desafíos de la España despoblada, retoma de modo inconsciente el acicate a la acción y a la superación de la fase de diagnóstico que sus predecesores en esta comisión dejaron flotando en el aire la semana pasada.

Para empezar a caminar, Campo invoca la sensación de que nada servirá “si no se pone en marcha un ‘big bang’ de emprendedores” en el medio rural. Citando como ejemplo Valnalón, el periodista oscense quiso convencer a los diputados de que “lo que va a cambiar la situación es el factor humano”. Y de que “hay que cultivarlo a través de la formación. Si educamos gente para que se vaya, se irá; si les hacemos ver las opciones que hay en la zona, de esa siembra surgirá una cosecha de emprendedores”.

Campo tomó también de forma inconsciente el testigo que una semana antes había dejado allí mismo el economista Jesús Arango y fundamentó su llamada de atención en la urgencia de “reequilibrar el territorio”, en una alusión al insostenible ochenta por ciento de la población española que ocupa el quince por ciento del espacio que enlaza sin dificultad con la versión asturiana del lacerante “80-20” del que alertó Arango. Campo compartió la sesión y buena parte del diagnóstico y el tratamiento con otro aragonés y una gallega, el profesor Luis Antonio Sáez, que dirigió la pionera Cátedra de Despoblación en la Universidad de Zaragoza, y Teresa López, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales. Los tres guiaron a los diputados por sus razones sobre lo mucho que apremia el reequilibrio y rescate de la España campesina amenazada y el periodista sostuvo sus consejos en algunas de las conclusiones del estudio de percepción de los avances contra la despoblación que Next Educación ha presentado en el Senado.

“El 95 por ciento de los consultados”, dijo, “comparte que el medio rural es vital en la lucha contra el cambio climático. Tenemos que leer la despoblación en términos de degradación del territorio” y aprovechar, subidos a esa ola, lo bueno que trae el drama de la pandemia: de alternativa de vida “bucólica y sentimental”, el campo ha pasado de pronto a ser “una opción de salud” y ahí se ve un nicho de mercado que no conviene dejar escapar.

“El campo es vital contra el cambio climático, hay que leer la despoblación en clave de degradación del territorio”

Manuel Campo Vidal - Presidente de Next Educación

decoration

El trabajo es una encuesta que pasa revista al resultado de los dos años muy complejos que han pasado desde la gran manifestación de la “España vaciada” (Madrid, marzo de 2019) y la mitad de los entrevistados reconoce mínimos avances. Eso basta para que Campo se vea confiado en su impresión de que al menos algo en todo esto “está cambiando”. Sobre todo si alguien les escucha, podría haber dicho ayer Luis Antonio Sáez, que puso en duda las herramientas con las que la política se ha aproximado al problema, a veces con “mala elección de indicadores y enfoques bastante desenfocados” que han ido a dar a “diagnósticos bastante errados que hacen que esto haya ido tan lento”. El profesor identifica en el ámbito local gente preparada para enfocar mejor y evalúa las 130 medidas de la estrategia recién confeccionada por el Gobierno con la sensación, constatada a dúo con Campo, a trío con López, de que son demasiado “verticales”. Falta transversalidad, interconexión, una perspectiva integral.

El estudio de Next Educación también dice que en el campo pesa mucho la burocracia y Campo Vidal que “si se retrasa una obra en Madrid es grave, pero en un pueblo pequeño hace muchísimo más daño”. Y eso pasa. La normativa y la burocracia, asiente López, “están boicoteando el futuro de los pueblos”. Sáez quiso además poner algunos acentos en lo intangible, porque para atraer y retener “hay que poner banda ancha y buenas carreteras, pero el corolario depende más de lo emocional, de la proximidad”, de la capacidad de “dinamizar” y generar entornos de vida apacibles y atrayentes.

En lo más palpable, los tres defendieron las discriminaciones fiscales con muchos matices –relativos sobre todo al ámbito de aplicación– y Teresa López subrayó la conciencia de que el rural, desigual y masculinizado, ha sido “un medio hostil para las mujeres”. Deja una tesis sobre la transformación de los pueblos “en lugares amables en los que las mujeres quieran y se pueden quedar” y pide facilidades para emprender y en el acceso a la financiación, además cuotas de representación femenina, dado que “por el camino de la voluntariedad las cifras de mujeres en los órganos de dirección de cooperativas o grupos de acción local son tremendamente bajas”. Reclama que se exija a las empresas “una representación equilibrada en sus órganos de decisión” para optar a ayudas públicas.

Compartir el artículo

stats