Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fibra óptica llega tarde a los pueblos asturianos: “Hay retrasos, y la conexión a internet va fatal”

El Principado fracasa en su objetivo de llevar la banda ancha al 97% de la población antes de 2022 | “Hay retrasos, y la conexión a internet va fatal”, claman los vecinos de la Asturias rural

Esta información ha sido elaborada por M. G. Salas y Ch. Neira (Oviedo), C. M. Basteiro (Gijón), N. Oliveira (Avilés), J. Vivas (Mieres), I. Gago (Siero), T. Cascudo (Tapia) y B. García (Llanes)

Retrasos en la extensión de la fibra óptica por la Asturias rural. El Principado ha fracasado en su objetivo de finalizar 2021 habiendo cubierto con banda ancha al 97% de la población regional. El último plan de extensión de esta tecnología, el PEBA, se comprometía a llevar una conexión de internet de al menos treinta megabytes por segundo a 2.573 localidades de 44 municipios, o lo que es lo mismo, a 42.800 viviendas y empresas hasta ahora ubicadas en “zonas blancas”. Sin embargo, en los pueblos cunde el desánimo. Los vecinos hablan de “retrasos”, de “lentitud”, de “conexiones fatales”... Porque la fibra sigue sin funcionar en muchos núcleos rurales pese a que “la necesitamos como el comer”, afirman los afectados. Los problemas de conectividad no solo afectan a la Asturias vaciada, sino que también se encuentran a la puerta de grandes urbes. Es el caso de la parroquia de Cenero, en Gijón.

A día de hoy, el grado de cumplimiento del PEBA es una gran incógnita. Ni si quiera la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad lo sabe. “Hasta el 15 de agosto, que son los últimos datos de los que disponemos, el PEBA estaba ejecutado al 50%. Ahora calculo que estaremos por el 75%”, detalla el director general de Innovación, Investigación y Transformación Digital, Iván Aitor Lucas, que está pendiente de que el Ministerio le aporte en este inicio de año las cifras definitivas. Lucas reconoce, no obstante, que se están produciendo retrasos en la puesta en servicio de la fibra como consecuencia de la crisis de suministros de materiales. “Puede ser que en una zona estén desplegando la fibra, pero que los vecinos no lo vean. Eso es porque por un lado va el despliegue y, por otro, la instalación de ONT (terminales de nodos ópticos) en las casas de los usuarios. Y ahí sí que estamos viendo retrasos por la falta de materiales”, explica. Asimismo, Iván Aitor Lucas pide tener en cuenta que “venimos de un mes de noviembre muy malo”, con demasiada lluvia, lo cual dificultó el trabajo de campo.

Dicho esto, el director general de Transformación Digital manda un “mensaje de tranquilidad” y confianza a la población: “Que nadie ponga en duda que no estamos trabajando en la banda ancha. Porque para nosotros esto es un tema estratégico. Sin esta capa, no podemos hacer más innovación. Sabemos que las nuevas autopistas son las de las telecomunicaciones”. A esta apuesta hay que sumar la de este año, con 12,2 millones para Asturias dentro del Plan Único del Ministerio de Transformación Digital. Este programa será el definitivo, pues supondrá llevar la fibra óptica al cien por cien de la población regional y borrar del mapa las llamadas “zonas blancas”, con menos de 30 megabytes de velocidad de conexión a internet.

Iván Aitor Lucas habla de que en 2022 ya no será solo “fibra to the home”, sino “fibra to the hórreo”, pues se llegará a todos los rincones. Dicho con otras palabras, se cubrirá con banda ancha “todo el territorio, no solo los núcleos poblados”. De ahí el elevado número de unidades inmobiliarias que habrá que cubrir el próximo año con cobertura de altas prestaciones: 56.930. Para definir este número, lo que hizo el Ministerio de Economía fue cambiar de criterio con respecto a planes anteriores e incluir todas las unidades catastrales. En consecuencia, en Asturias están incluidos hórreos, cabañas, huertas e, incluso, zonas donde hay alguna construcción, pero están deshabitadas.

“En un principio, se seleccionaron más de 65.000 unidades. Nosotros hemos hecho un estudio e identificamos 8.000 unidades donde no sería necesario intervenir, pues no son susceptibles de ser vivienda. Por ejemplo, el cementerio de Gijón, los teitos de Somiedo o las cabañas de los Picos de Europa”, indica el director general. La Consejería, no obstante, está a la espera de que el Gobierno central ponga sobre el terreno las cerca de 57.000 unidades definitivas en las que se deberá realizar el nuevo despliegue. Por ahora, todas ellas aparecen registradas con códigos, lo cual complica, dice Iván Aitor Lucas, su identificación. En cualquier caso, la expansión de la red afectará a la mayoría de municipios asturianos: a 65.

Oviedo

La extensión de la fibra en el concejo de Oviedo acumula meses de retraso. Eva Sánchez, presidenta de la Federación de Vecinos de Oviedo y portavoz de los residentes en Limanes, explica que, después de dos reuniones con la dirección general de Transformación Digital, las fechas fueron cambiando. En el primer encuentro les aseguraron que la fibra estaría funcionando en el primer trimestre del año. En la segunda les dijeron que para abril. Sánchez cuenta que los pueblos de Oviedo siguen sin cobertura, tanto en la zona de Limanes, desde Cerdeño a Faro, como en el otro extremo, al norte, en la falda del Naranco. “Dicen que hay bastantes unidades previstas, que va a cubrir mucho y hay zonas con el tubo metido con los cables, pero está sin conectar. Ellos echan la culpa a las empresas instaladoras, pero lo cierto es que todavía no funciona”, resume.

Los vecinos afectados necesitan una buena conexión cuanto antes. Eva Sánchez cuenta el caso de una vecina que lamentaba la falta de cobertura para su hijo, que está estudiando. “Me decía que menos mal que tenía un piso en Oviedo al que el chaval podía ir a estudiar, porque aquí, en Limanes, andaba con el portátil por la casa, buscando dónde tenía cobertura, para poder hacer los trabajos y buscar información. La verdad es que lo necesitamos como el comer”, señala.

Gijón

Pocas promesas cumplidas. Estaba previsto que la fibra óptica llegara a varias localidades de la parroquia más afectada por la falta de cobertura de la red: Cenero. Y aparecían en la lista los barrios de La Rebollada y Aguda. “Aquí no ha llegado la fibra óptica, tenemos problemas de conectividad en toda la parroquia”, apunta Consuelo Rodríguez, la presidenta de la asociación de vecinos “Los 16 de la Abadía de Cenero”. Es la parroquia rural más grande del concejo, con más de mil vecinos. En Pinzales, los propietarios del bar-parrilla están “más que hartos” de esta problemática: “Nuestro datáfono funciona de milagro. Con el de los comerciales y otros trabajadores hay que salir al medio del pueblo para que coja cobertura”, apunta Jorge Fernández. Incluso la televisión llega a fallar por los descodificadores: “Cuando hay partido y se congela la imagen los cabreos son de campeonato”.

En Leorio tampoco están contentos: “Aquí internet va mal de siempre, no hay fibra óptica”, asegura Marcelino Canal, representante de los vecinos. En el listado del Ministerio aparecen localidades de esta parroquia, como Llantones. “Solo en Mareo tienen mejor conectividad”, aclara.

Avilés y comarca

La llegada de la fibra óptica a las zonas rurales de Avilés y su comarca no parece haber surtido mucho efecto. En la localidad de Laviana, en Gozón, el Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA) sí llegó a hacerse, pero con algunas deficiencias, según comentan los vecinos. “Cada uno se apaña como buenamente puede, pero la verdad es que todo va con bastante lentitud”, asegura Agustín García, residente en la parroquia por la zona de Zeluán. Según explica, se instaló una caja en la zona del campo de La Iglesia en torno al 1 de diciembre, pero “a la parroquia de Nieva no llega la señal”. “Es evidente que estamos abandonados de la mano de Dios”, clama.

En la zona de Pillarno, en Castrillón, “no se implantó nada”, afirma Mónica Menéndez, presidenta de la asociación de vecinos. Dicha agrupación, según comenta, tiene previsto mandar un escrito al Principado para conocer los motivos y saber qué es lo que está ocurriendo. “Movistar extendió un poco el trazado de fibra, que llegó hasta La Cangueta, pero hay vecinos que no se pueden enganchar porque dependen de que un particular les dé acceso al poste que tiene en su finca. Hay instalaciones, pero no llegan a la vecindad, así que es como si no las hubiera”, describe Menéndez.

En la localidad de Zanzabornín a su paso por el concejo de Illas “pasaron a confirmar y hacer un primer acercamiento, pero luego ya no vino nadie más”, explica Belén García, presidenta de la asociación de vecinos. “Tan solo llegaron al límite con Corvera, pero por aquí nada. La señal no es del todo mala, pero nos prometieron fibra”, remata.

Las Cuencas

A medio gas. Así ha llegado el plan de mejora de la conectividad anunciado por el Principado a los pueblos de las Cuencas. En el Caudal, Óscar Rodríguez, de la localidad allerana de Caborana, explica que “hay zonas a las que sí ha llegado la fibra óptica, pero otras que no, sobre todo las más altas”. “Espero que al final cumplan con el compromiso, aunque no sea en los tiempos que se fijaron inicialmente”, agrega. Felechosa, en Aller, era otra de las localidades que iban a empezar el año con internet de alta velocidad, pero, como apunta Rosa Paniagua, “internet va fatal y no sabemos nada de cuándo nos instalarán la fibra óptica, y lo mismo pasa en los pueblos de al lado, cuando ya es una necesidad”. Una opinión que comparte José Antonio Martínez, de El Vallín, en Morcín, quien considera que “hay muchos fallos en la red”: “Deberían pensar un poco más en los pueblos, no nos pueden dejar sin fibra óptica, sobre todo en los tiempos en los que estamos”.

En la comarca del Nalón, el compromiso se ha cumplido en la localidad de San Mamés, en San Martín del Rey Aurelio, donde Ana Álvarez asegura que “se nota mucho el cambio”. “Antes –comenta– los chavales tenían que bajar hasta El Entrego para poder estudiar con el ordenador, ya que en casa era imposible; ahora estamos encantados con la conexión”. Sin embargo, no ocurre lo mismo en la localidad de Brañiella, también en San Martín. Luis Fernández explicó que “vinieron los técnicos en marzo para mirar cómo se iba a instalar, y nos dijeron que en junio ya estaría, pero estamos en enero y nada, y lo peor es que la conexión va fatal”. Tampoco llegó la fibra óptica a Tuilla, en Langreo. Gerardo Varela explica que “estamos con el ADSL de toda la vida, de momento la fibra solo la tienen en los pueblos de Siero limítrofes y en una parte de Tuilla, pero no en todo el pueblo”.

Siero y centro

“Ni está ni se le espera”, afirma en relación a la fibra óptica Manuel Blanco, vecino de La Collada, que está en el concejo de Siero, en el límite con Gijón, Sariego y Villaviciosa. Lo dice con un deje de ironía, y luego modera el tono: “En principio, la iban a poner en 2021, pero al final resulta que va a ser este año. A ver qué pasa”, cuenta. No lo quiere solo para realizar su vida diaria, sino también para tener más facilidad a la hora de gestionar su negocio, ya que acaba de abrir una peluquería cuyas citas se reservan por teléfono o whatsapp.

En la misma situación está la ganadería “La Capilla”. El pueblo en el que está asentada le da nombre a la empresa, y también era una de las promesas del Principado para la instalación de fibra óptica. A ellos, cuenta Javier Fernández, trabajador de “La Capilla”, no les llegó. Al pueblo de al lado sí, pero “porque es una zona más industrial”. “A nosotros nos perjudica porque tenemos muchos mecanismos de vigilancia que van por internet y por videocámara”, cuenta. Aunque, agrega con ironía, “tan solo es una traba más” a las zonas rurales y al sector primario. En Pañeda Nueva, sin embargo, corren mejor suerte. En verano fueron a instalar la fibra óptica, como indica Luis Nozal, que tiene ahí su criadero de palomas. Aunque, de momento, con pocos operadores, pero eso ya es el siguiente paso. No corrieron la misma suerte en Molleo, que de la fibra no saben nada. Ni en La Figarona, donde, por no haber, no hay ni cobertura para el móvil. Así que ya ni siquiera exigen la fibra de forma inmediata – aunque si viene, mejor–; pues les urge aún más poder hablar por teléfono en todas las zonas de la parroquia. En Cabranes, la fibra ha llegado a Santolaya, la capital, y también a algún punto de Torazo, pero en otras zonas como Fresnéu, Güernes o La Parte, todavía no.

Oriente

Las capitales de los concejos orientales cuentan ya con la nueva tecnología de internet, mientras que las parroquias rurales quedan en un segundo plano y, en la mayoría de los casos, todavía sin cubrir con fibra óptica. En Posada de Llanes ya se ha instalado en el núcleo de la población, con trabajos en los últimos meses. Se espera que en torno a febrero o marzo se vaya finalizando la instalación, algo que todavía tendrá que esperar en las parroquias más rurales de la zona. Otro núcleo importante cercano a Llanes que sí se ha cubierto es San Roque del Acebal y las parroquias cercanas de Soberrón, La Galguera y Andrín. Ana García es vecina de este último pueblo: “Por esta zona estuvieron en octubre, noviembre y diciembre y ya la dejaron lista. En las áreas más próximas a la carretera general está puesta. Hacía mucha falta”. En San Roque del Acebal también se ha cubierto esa demanda, como explica Juan Enterría: “Se están ya haciendo contratos, ya la dejaron puesta en todo San Roque”.

Más al Oriente, en Ribadedeva, la fibra ha llegado a la capital del concejo, Colombres, pero no a otros pueblos. Lo confirma Asdrúbal Fernández: “En casi todo Colombres está ya metida desde hace un par de meses. Se nota la diferencia. Antes conectabas dos dispositivos y ya iba lento”. Peor lo tienen en el concejo de Amieva, en donde suspiran por unas conexiones estables y potentes. Selina Bárcena vive allí y realiza sus estudios a distancia: “Terminé el máster de manera online como todo el mundo durante la pandemia y es imposible ni tan siquiera enviar un archivo en formato pdf”. Y eso yéndose al bar del pueblo, que es el sitio donde mayor cobertura hay en la zona. Desde casa, las peripecias se multiplican: “El único punto de mi casa con cobertura es la ventana de mi habitación. Hago una torre de libros, pongo el móvil encima y es la única manera de poder enviar un archivo compartiendo datos”. En Amieva, “Netflix es una utopía”. Situación irregular, con puntos pendientes de recibir la fibra, se vive en Piloña, Parres y Arriondas.

Occidente

Según el compromiso del Gobierno regional, el pasado 2021 debería haber llegado la fibra a un total de cuarenta y seis núcleos de siete concejos del Occidente. Sin embargo, el cumplimiento de esta promesa es desigual. Mientras que en la zona costera el despliegue marcha a buen ritmo, en la zona interior hay retrasos. Un claro ejemplo es el concejo de Belmonte de Miranda, donde estaba previsto cubrir un total de diecinueve pueblos y no se ha llegado a ninguno. La alcaldesa, Rosa Rodríguez, lo confirma: “Va con retraso y aquí seguimos esperando. En Belmonte solo se hizo el primer despliegue y la fibra llegó a Belmonte villa y a San Martín de Lodón. Nos hace mucha falta, la fibra debe llegar al último pueblo”.

La situación se repite en Somiedo, donde su alcalde, Belarmino Fernández, se confiesa “preocupado” con el asunto. En el listado del Principado figura que la fibra debió llegar en 2021 a quince pueblos, todos fondos de valle con lo que este plan permitiría cubrir la totalidad de localidades del concejo. Sin embargo, aún no hay avances. El regidor dice que la empresa adjudicataria tiene hasta finales de 2022 para hacerlo. La realidad es que ahora solo hay fibra en Pola de Somiedo gracias a una inversión del propio consistorio con cargo a una subvención del Feder.

En la costa, la cosa marcha mejor. De hecho, en Vegadeo la idea en 2021 era cubrir Piantón y la villa veigueña y están ambas listas. “Van más rápido de lo previsto, ya están trabajando en zonas altas como Meredo”, señala el regidor, César Álvarez. Por su parte, el alcalde de Valdés, Óscar Pérez, señala que el despliegue de fibra se está realizando “más o menos en los tiempos previstos y hay un alto porcentaje de población que ya la tiene”. Pérez se muestra comprensivo con el hecho de que puedan existir retrasos. Localidades como Otur estaban incluidas en el plan de 2021 y ya cuentan con la ansiada fibra desde hace meses, como confirma el propio vecindario.

Compartir el artículo

stats