Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Franceses y holandeses encabezan el alza del turismo extranjero en Asturias

Cuatro de cada diez visitas foráneas en el primer semestre llegaron de Francia y Países Bajos | Por detrás vienen Alemania y Reino Unido

Turistas en las calles de Gijón Juan Plaza

El repunte del turismo extranjero tiene acento francés y holandés, y en alguna menor medida alemán, inglés y portugués. El rastreo de la procedencia de las visitas que este año han elevado la presencia foránea en Asturias es una cuenta del primer semestre y está hecha a partir del análisis de la posición de los teléfonos móviles. Actualizado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el recuento dice que de cada diez turistas extranjeros que han pasado por el Principado entre enero y junio dos son franceses –en número de 38.239 de un total que supera los 183.000– y un dieciocho por ciento –33.803– viene de los Países Bajos. Entre los dos son casi cuatro de cada diez. Pesan en el caso de Francia la proximidad, una relación estable de atracción de viajeros a través de los años y la ubicación de Asturias en el camino a Portugal y Galicia.

El segundo puesto de Holanda puede resultar más sorprendente, o menos frecuente, y la interpretación podría remitir a una conexión emocional y al esfuerzo para promocionar el producto en los mercados potenciales adecuados. Holanda es el duodécimo país de Europa en población, pero el segundo que envía más viajeros al Principado porque "al holandés le encanta Asturias", confirma Íñigo Fernández, presidente de la asociación regional de operadores turísticos y agencias de viajes. "El turismo de sol y playa no está entre sus preferencias, aprecian más la actividad, la cercanía a la naturaleza, y nosotros les ofrecemos espacios naturales y un paisaje que les es familiar…" "Por eso siempre defendimos", concluye, "el vuelo directo a Ámsterdam" que finalmente echará a andar el 30 de octubre. Por eso también en el primer semestre del año pasado, extraño y difícilmente computable por las limitaciones de la pandemia, fue la holandesa la primera nacionalidad de los visitantes extranjeros en Asturias.

Este año, más convencional, les han vuelto a desbancar los franceses, que casi siempre figuran a la cabeza en la lista de las procedencias principales de los turistas foráneos del Principado. En la lista de los mercados suministradores con más presencia en la oferta turística asturiana persiguen a Francia y Holanda, por este orden, Alemania, el Reino Unido y Portugal –todos por encima de los 14.000 visitantes en el primer semestre–, y ya más lejos, Suecia, Bélgica, Italia, Dinamarca y Estados Unidos como primera nación de procedencia no europea. Queda dicho que estos números llegan como mucho a la antesala del verano, y que la estadística todavía no cubre el arranque de la temporada alta estival, pero también que el turismo foráneo, tradicional talón de Aquiles del sector en Asturias, viene de experimentar en este año de la recuperación pospandémica una reactivación esperanzadora. Todavía es pronto, pero el registro de los visitantes extranjeros casi iguala el de la primera mitad de 2019, el último año "normal", o al menos libre de pandemia, y el recuento de las noches que han pagado en la región está levemente por encima, algo que todavía no ha conseguido el sector mirado en su conjunto.

Con todas las reservas a que induce el carácter experimental del proyecto del INE, desde Asturias se ven venir más extranjeros. Es verdad que el auge parte de una cifra escasa y con respecto a un año, 2021, todavía anómalo por las restricciones de la pandemia, pero el dato de los meses previos a la gran hinchazón del verano ofrece algunos motivos para la esperanza.

El número ha crecido hasta casi doblar las pernoctaciones de los extranjeros de 2021, pero las limitaciones del año pasado no dicen del todo la verdad. En el mes de junio, el último computado por el INE, el vistazo a los turistas por la ubicación de sus teléfonos móviles permite aproximar a lupa para mirarlos por municipios y concluir que el total de las visitas foráneas es superior en Gijón (8.002) que en Oviedo (6.469), y sitúa en los lugares siguientes, por este orden, a Llanes, Cabrales, Villaviciosa y Cangas de Onís, certificando la preponderancia turística del oriente.

Por nacionalidades, mandan los franceses en las visitas de Gijón y Oviedo, pero hay por ejemplo mayoría de alemanes en Llanes y de portugueses en Cabrales y Cangas de Onís… Algo debe de influir el paisaje, el tipo de oferta y de promoción turística en el tipo de visitante, porque la clasificación de países emisores del Principado es además sensiblemente diferente de la del conjunto del país. En el mes de junio, España recibió visitas del extranjero que venían sobre todo, por este orden, del Reino Unido, Alemania, Francia y Países Bajos. El orden de Asturias en el mismo mes cambia y ordena primero a Francia, Países Bajos, Portugal y Alemania.

Compartir el artículo

stats