Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una comida entre Queipo y Cascos que levantó suspicacias

Francisco Álvarez-Cascos durante un acto de campaña en 2016. IRMA COLLIN

Ocurrió el jueves 4 de agosto, en el restaurante "Casa Vicente" de Castropol. Habría quedado en una cita privada, pero alguien tomó fotografías con un móvil y circularon en cuestión de minutos. Aún no había terminado la sobremesa y ya estaba en boca de dirigentes del PP. Álvaro Queipo, secretario general de los populares, y Francisco Álvarez-Cascos, expresidente de Foro Asturias, expulsado de la formación que fundó y sometido por esta a denuncias por apropiación indebida, estaban juntos en una mesa, con otro grupo también del que formaba parte otro dirigente del PP asturiano.

La versión de ese grupo ajeno a Cascos y Queipo es que se encontraron con ellos y se juntaron al café, pero que coincidieron casualmente. Las fotografías del café dieron pie a todo tipo de especulaciones: Álvaro Queipo ha sido estos meses uno de los nombres que en los mentideros populares se ha dado como posible alternativa a Mallada; Álvarez-Cascos aún propicia conjuros en el PP, tras haber estado detrás de las dos grandes fracturas internas que ha sufrido el partido: la crisis en el gobierno de Sergio Marqués y el nacimiento de Foro Asturias.

¿Qué hablaron Queipo y Cascos? La versión trasladada por los protagonistas es que fue un encuentro informal para charlar, básicamente, del futuro ferroviario de la conexión de la Variante con El Musel. Tal y como han estado los nervios en el PP no todos quedan satisfechos con la explicación: hay quien recuerda que Cascos fue uno de los mentores de Feijóo y que ese vínculo no se ha roto nunca por más que se haya mantenido casi, casi en secreto.

Compartir el artículo

stats