Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masiva muerte de carpas en Avilés

La Guardia Civil investiga si la apertura de una presa pudo haber causado que perecieran decenas de peces en la ría y descarta un vertido contaminante

Carpas muertas en la ría de Avilés a la altura de Marzaniella, en Corvera. Ricardo Solís

Myriam MANCISIDOR

Decenas de peces, la mayoría carpas, han sido hallados muertos en la ría de Avilés, concretamente en las proximidades de la Marzaniella (Corvera). La causa de su muerte es una incógnita para los vecinos que dieron la voz de alarma y también para la Guardia Civil, que está investigando el caso. Aunque en un principio los testigos atribuyeron el suceso a un vertido contaminante, los responsables del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) rechazaron esta hipótesis. Los agentes investigaban si el hallazgo de los peces muertos se debía a la apertura de una presa, previsiblemente la del embalse corverano de Trasona. Las carpas y carpines -especies alóctonas- también proliferan en La Granda.

"Las carpas son de agua dulce y al entrar el contacto con el agua salada probablemente se produjo su muerte", manifestó un portavoz de la Benemérita. Los agentes intentaban dilucidar ayer el motivo por el que supuestamente se abrió dicha presa y el alcance de las posibles consecuencias. Otras fuentes confirmaron que no se produjo un desembalse. En cualquier caso negaron la existencia de vertidos en el estuario avilesino. Fuentes de la consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente coincidieron con los investigadores del Seprona y avanzaron que "previsiblemente los peces no murieron en la ría sino que llegaron ya muertos al estuario por la apertura de una presa o un desagüe".

La carpa ("Ciprinus carpio") y el carpín ("Carassius auratus"), de origen asiático e introducidos en Europa por los romanos, se utilizaron durante años como peces decorativos en los estanques de jardín y se naturalizaron en muchos cauces de la península, a excepción de los de la cornisa cantábrica. En Asturias, según un informe elaborado por el Gobierno regional, se tiene constancia del carpín en los principales embalses del centro de la región (Aboño, La Granda y Trasona) y en el curso bajo del Nalón, por debajo de la presa de Soto de Ribera. Su introducción parece datar de los años cincuenta. Los ejemplares hallados muertos en la ría avilesina -algunos en ambas orillas y otros flotando en el agua- presentaban un "tamaño importante", a juicio de los testigos que alertaron a la Guardia Civil. "Es una pena que periódicamente ocurran este tipo de episodios en la ría", aseveraron vecinos que ayer por la mañana paseaban por las inmediaciones de la ría, en alusión a los vertidos que cada cierto tiempo dañan el estuario. La agrupación Compromiso y Defensa Ciudadana achacó también la muerte "de gran cantidad de peces en el estuario" a un derrame. El Seprona y el Principado, sin embargo, rechazaron esta máxima. La Guardia Civil pretende esclarecer ahora qué se esconde detrás de la misteriosa muerte de carpas en Avilés.

Compartir el artículo

stats