Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corvera

Artime propone cerrar en verano la piscina de Antromero para ahorrar costes

El Alcalde defenderá además una subida de las tasas en la instalación deportiva dentro de su propuesta para reorganizar la mancomunidad

Usuarios de la piscina de Antromero.

Usuarios de la piscina de Antromero.

Luanco,

Illán GARCÍA

El alcalde de Gozón, Ramón Artime, anunció hace varios días que convocará un Pleno para reorganizar la Mancomunidad del cabo Peñas que Gozón comparte con Carreño. Esa no será la única propuesta que los populares gozoniegos llevarán a esa sesión. El regidor gozoniego pondrá encima de la mesa el planteamiento de cerrar la piscina de la mancomunidad, sita en Antromero, desde el 15 de julio hasta el 15 de septiembre, "simplemente para ahorrar costes y tal y como ocurre en otros muchos municipios asturianos", indicó Artime.

"También plantearemos subir las tasas de uso de la piscina", añadió Ramón Artime, que destacó además que, ocurra lo que ocurra con el futuro de la Mancomunidad del cabo Peñas, la piscina de Antromero seguirá adelante y gestionada por ambos concejos del organismo comarcal. "La piscina va a seguir funcionando de forma compartida entre ambos municipios, es indisoluble", reiteró el regidor gozoniego.

Supuestamente, el debate sobre la nueva organización de la Mancomunidad del cabo Peñas se desarrollará a finales de este mes. El Alcalde indicó el pasado viernes que, cuando estén definidas las posiciones de uno y otro concejo, llegará el momento para buscar la manera de pagar la deuda que el Ayuntamiento de Gozón contrae con la Mancomunidad desde hace meses.

Hasta el momento y después de haber abonado la cuota correspondiente al pasado mes de marzo hace unos días, el Consistorio dirigido por el Partido Popular aún adeuda una cantidad que ronda los 240.000 euros al ente compartido con el vecino Ayuntamiento de Carreño.

Hace seis meses, el gerente de la piscina presentó una propuesta, que aprobaron el PSOE e IU de ambos concejos, que se centraba en cerrar la piscina durante los sábados por la tarde y domingos y una reducción de horarios de dos horas durante las tardes únicamente por el verano. Esto conllevaría, según los cálculos de gerente de la piscina, un ahorro de entre 8.000 y 9.000 euros. En definitiva, el nuevo contrato de la piscina traería consigo que los horarios de lunes a viernes fueran de diez de la mañana a una de la tarde y de siete a nueve. Es decir, que tan sólo se reducirían dos horas en el horario de tarde.

Cuando se abrió ese debate, el PP planteaba cerrar la piscina durante los sábados y domingos. Este planteamiento fue duramente criticado por el PSOE e IU teniendo en cuenta la afluencia de bañistas durante los sábados con una media de veinte personas.

Compartir el artículo

stats