Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reorganización del Hospital reduce con fuerza la espera en pruebas diagnósticas

El gerente del San Agustín valora la rebaja de la demora también en consultas externas: "Se logra por un trabajo importante de planificación"

La reorganización del Hospital reduce con fuerza la espera en pruebas diagnósticas

Clasificación de pacientes, reprogramación de casos y aumento de actividad. Estos son los tres "trucos" que ha aplicado con éxito el gerente del Hospital Universitario San Agustín, Enrique González, en colaboración con los profesionales de los diferentes servicios, para lograr una importante reducción de la lista de espera de pruebas de diagnóstico en solo un mes. Un ejemplo: de septiembre a octubre de este año la demora media para someterse a un escáner (TC) ha pasado de 71 a 40 días. Otro: los pacientes pendientes de una ecografía han pasado de sufrir una espera media de 33 a 14 días, según los datos recogidos por el Servicio de Salud del Principado de Asturias en el portal Astursalud.

"Los datos responden a un trabajo importante de planificación y organización", reconoce el gerente. Esto significa que los profesionales están revisando uno a uno a los pacientes pendientes de una prueba diagnóstica o de una cita en consultas externas. "Estudiamos cada caso y tratamos de clasificar los procedimientos para agilizar la actividad y mejorar nuestros tiempos de respuesta", recalca González. El plan de choque impulsado por el Hospital Universitario San Agustín consiste, pues, en que a un paciente únicamente se le citará para una consulta una vez que tenga realizadas todas las pruebas solicitadas previamente.

"A veces un enfermo llega a la consulta y todavía no tiene hecha la ecografía o la resonancia. De esta forma procuramos que el paciente que llegue a la consulta venga con todo hecho", incide. Esto ha contribuido a disminuir considerablemente las listas de espera de radiodiagnóstico. Otros ejemplos: la demora para una colonoscopia también es ahora menor que hace un mes, que ha pasado de 41 días a 36. Igualmente el periodo de espera por una mamografía ha caído de 14 días a 9. Los pacientes pendientes de una resonancia magnética también se benefician de la nuevo planificación al existir ahora 19 días de demora media frente a los 34 de septiembre.

También se benefician de las nuevas medidas los pacientes que esperan para ser citados en consultas externas. En este caso, González manifiesta: "Se está desarrollando actividad por la tarde en radiodiagnóstico y se están citando algunas consultas por las tardes. Esto sale adelante gracias a la dirección pero sobre todo a los trabajadores". En octubre del año pasado un enfermo de cardiología tenía por delante una demora media de 94 días, una cifra que ahora ha disminuido hasta los 54. Más casos: cirugía general tenía una lista de espera de más de noventa días y ahora está en 50. Digestivo también ha pasado de 54 días a 16 y reumatología de 95 a 25 días. Otros servicios, no obstante, no han corrido la misma suerte. Es el caso de traumatología donde el periodo de espera para una consulta ha pasado de 44 días en octubre de 2017 a 151 a día de hoy. En el cómputo total, la lista de espera para una consulta ha disminuido en diez días en un año en el que se han visto más pacientes: 20.349 hasta octubre de este año frente a los 18.715 de 2017.

En servicios como el de Traumatología el problema más importante a día de hoy es la falta de especialistas para cubrir los huecos existentes. "En Traumatología hemos estado hasta con cuatro profesionales menos", confirmó el gerente del Hospital San Agustín.

Compartir el artículo

stats