Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JAVIER GARCÍA | ECONOMISTA Y ASESOR EMPRESARIAL

"El covid está dejando pequeña la crisis de 2008, y esto aún acaba de empezar"

"Jamás hay que emprender por necesidad o desesperación, porque el fracaso, y a veces la ruina, puede llegar en ese momento"

Javier García, ayer, en el exterior de la antigua Pescadería.

Javier García, ayer, en el exterior de la antigua Pescadería. RICARDO SOLÍS

El economista Javier García tiene una dilatada experiencia en el campo de la gestión empresarial, la evaluación de riesgos financieros y las finanzas corporativas. Se dedica a asesorar a empresas en la definición de estrategias financieras para crecer. Experto en trabajar para inversores en procesos de ampliación de capital, compra-venta

- Como emprendedor que fue, ¿cuál es el error más común de quienes dan el paso a la emprendeduría? ¿Qué no hacer nunca?

-Acabo de leer un libro magnífico, "El silencio en la era del ruido", de Erling Kagge, un editor y, sobre todo, aventurero. Dice Kagge: "El secreto para llegar al Polo Sur es ir poniendo un pie detrás del otro el número suficiente de veces. Desde un punto de vista meramente técnico es sencillo. Incluso un ratón puede comerse a un elefante si da el número suficiente de mordiscos. El reto consiste en querer hacerlo. El mayor reto es levantarse por las mañanas cuando estás a 50 grados bajo cero". Me recordó a emprender.

- ¿Querer es poder?

-Cualquiera puede ir al notario y crear una sociedad o darse de alta como autónomo en la Seguridad Social. El mayor reto es lograr clientes. Y para lograr clientes tienes que resolver algo que les preocupe, algo que necesiten. Y hacerlo bien, de forma diferencial a como lo hace la competencia. Requerirás para ello de buenas capacidades técnicas, pero también de negociación, de crear equipos que te ayuden, aunque sean "freelance". Es sencillo crear una empresa, pero muy pocos logran mantenerla a flote. De hecho, hay una probabilidad del 70% de que no sobrevivas más de cinco años. La lección es que todos podemos intentarlo y lograrlo pero no es un camino fácil, ni barato. Antes de emprender jamás creas que lo único importante es una idea, las ideas no son nada si no se ejecutan. Jamás tomes decisiones sin conocer muy bien a tu cliente, a tu competencia y ofrece algo diferente y, sobre todo, por lo que estén dispuesto a pagar.

- ¿Lanzar un negocio en tiempos de crisis, es un riesgo supino o una gran oportunidad?

-Grandes negocios y empresas que conocemos hoy han surgido de las crisis. Las crisis pueden ser oportunidades. Pero también estoy cansado de escuchar ese razonamiento ("crisis igual a oportunidad") o que el fracaso es algo necesario y positivo. Una crisis, como la actual, es un momento muy complejo: cuesta financiar las ideas, cuesta vender (hay mucha incertidumbre), cuesta llegar a más mercados? Pero los datos nos muestran que, si hay una buena idea, un buen modelo de negocio, un equipo consistente y con experiencia y se gestiona de forma ágil, flexible y aprendes de forma constante, tus probabilidades pueden ser buenas. Jamás emprendas por necesidad o desesperación, porque el fracaso (y a veces, la ruina) puede llegar.

- ¿Y qué dice a esos emprendedores a los que esta crisis está dejando por el camino?

-El covid está dejando pequeña la crisis del 2008. Lo estoy viviendo día a día. Nunca antes se ha visto una economía donde se ha tirado del freno de mano, y esto nos ha dejado noqueados. Lo peor es que aún esto acaba de empezar. A esos emprendedores que han apostado (con su dinero, el de sus familiares y gente que ha confiado en ellos) por su negocio, les digo que hay que seguir trabajando duro y que, como el agua, hay que buscar la salida, buscar nuevos mercados, aprovechar todo el conocimiento que ya se tiene, ajustar costes y tratar de acomodar sus finanzas. Es duro, cualquier consejo es difícil cuando el paciente está enfermo y, encima, está a veces con las manos atadas. Pero hay que luchar, es otra de las características básicas de toda persona emprendedora.

- ¿Qué campos o sectores recomienda para emprender?

-No hay sectores malos, ni buenos, por definición. Hay necesidades y hay capacidades. Cuando veas que se puede ganar "dinero fácil", preocúpate, porque seguro que hay riesgo. Cuando veas que hay pocas barreras para que cualquiera haga lo mismo, preocúpate, porque entonces te replicarán. Los negocios más interesantes son aquellos donde lo que ofreces es muy diferente a los demás; donde hay pocas oportunidades para que te copien. También es muy importante la comunicación, la capacidad de rodearte de equipos y personas que te ayuden en el proceso, los contactos. Como ve, no sólo es el sector o la idea. Es lograr que todo funcione creando algo lo más único y exclusivo posible y que los clientes quieran pagar por ello.

- ¿La financiación es hoy un problema para emprender? ¿El presente-futuro son las start-ups?

-Hay mucha más financiación que ideas de negocio y equipos sólidos. Yo estoy metido en el capital riesgo, trabajo para compañías que tienen mucha liquidez y buscan empresas en las que invertir, y no es fácil. He visto demasiados Powerpoint con ideas y demasiadas personas que buscan cientos de miles de euros en base a ellas. Lo habitual, y lo frustrante para muchos, es no conseguir apoyos más que de familiares y amigos que inviertan en ti porque te conocen, no porque hayan valorado tu idea como un negocio rentable. Y después llegan los disgustos?Y es otra idea errónea pensar que cualquier compañía es invertible. Y no lo es. El negocio de invertir no es igual que el de crear una empresa rentable. Un inversor quiere entrar a un precio y salir a otro. No son las mismas reglas del juego. Eso es muy complejo, muy pocas empresas son invertibles, hay estudios que muestran que menos del 2% de las startups lo son.

- Asturias afronta un momento decisivo. ¿Qué aconseja para no caer en los mismos errores?

-Me preocupa Asturias, porque somos la única comunidad autónoma que aún no ha recuperado los niveles de PIB previos a la crisis de 2008. Tenemos personas con talento, tenemos empresas con proyectos punteros, tenemos un ecosistema emprendedor sobre el que apoyarnos. Estamos en un momento decisivo para canalizar recursos hacia la innovación (y los planes de I+D), hacia la formación dual; apostar por la política de clústers (agrupaciones empresariales innovadoras); afianzar la consolidación de empresas (no sólo se trata de crear empresas, sino también de que éstas puedan crecer y desarrollarse, que es lo más difícil). Es clave trabajar en nuevos modelos de negocio más sostenibles, subirse a la ola (con muchos recursos puestos en Europa) de la economía circular, nuevas tecnologías y potenciar nuestra marca Asturias como un territorio donde se puede vivir bien y crear buenos negocios. Mucho trabajo por delante, con un reto a compartir entre administraciones y la sociedad civil. Es momento de apostar por las empresas, por las ideas, por el talento y por la economía productiva. Es el único oxígeno para crecer y generar riqueza

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats