DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes elogian la capacidad de acción de la administración local en grandes crisis

Conocimiento, solidaridad y unidad política, las recetas de González, Canteli y Monteserín para salir adelante: “Hemos sabido reaccionar”

Un momento del brindis.

Un momento del brindis.

El teatro Palacio Valdés, mazapanes y la Foncalada, protagonistas del brindis telemático con el que los alcaldes de Oviedo, Gijóny Avilés han cerrado el año Amor Domínguez

Dos estilos de hacer política. Dos formas de presentarse ante la cámara y también dos escenarios bien distintos. El brindis navideño de los regidores de las tres grandes ciudades asturianas discurrió, como impone la actual crisis sanitaria, con la anormalidad de los tiempos de pandemia. A distancia. En pantalla. “Algo a lo que forzosamente nos hemos acostumbrado”, dijo Alfredo Canteli, alcalde de la capital, que habló desde un atril, de frente a la cámara, con traje y corbata para la ocasión y la corrección que impone un discurso de fin de año. La soledad del Salón de Recepciones ovetense le permitió romper la formalidad y hablar sin mascarilla.

Mariví Monteserín y Ana González no se quitaron la mascarilla en ningún momento –solo un breve esbozo para el momento del brindis– hablaron también sobre un atril, con planos medios a cámara y la ventaja, para la anfitriona, de moverse en un escenario de cuasinormalidad, entre la presencialidad del Salón de Recepciones del Ayuntamiento que preside y la excepcionalidad de una jornada de huelga y los pitos y sirenas de los trabajadores municipales que sonaban junto al árbol de Navidad de la plaza del Parche. Alguno llegó a pensar que volvían los problemas técnicos del día anterior que impidieron que el encuentro se desarrollara con normalidad. “Por desgracia no estamos en las circunstancias que nos gustaría”, reconoció Canteli ante la cita telemática. Pese a todo, “deseamos lo mejor para toda Asturias”, señaló en el momento de alzar la copa. Hubo reivindicaciones por parte del regidor ovetense pero también un guiño al optimismo, o al menos a avanzar en el camino hacia una nueva normalidad. “La vacuna es una llamada a la esperanza”, planteó.

Alfredo Canteli, durante su intervención. | Lne

Ana González –con pashmina al cuello, como la alcaldesa de Avilés– celebró que pese al “desconocimiento” y las “dificultades” con las que los ayuntamientos afrontaron esta crisis “hemos sabido reaccionar y responder”. Y esa capacidad de acción de las administraciones locales, abundó la regidora gijonesa, “debe servirnos para mejorar y que ciertos elementos como la ciencia, el conocimiento, la solidaridad y el trabajo realizado vuelvan al primer plano de la actividad política”.

Ana González, durante su discurso. Lne

A Mariví Monteserín le preocupa del escenario de futuro más inmediato que la unidad que ha demostrado la población en estos meses se traslade también a la escena política. Y apeló precisamente a esa unidad de población que comparten las tres ciudades, “imprescindible”, a su modo de ver, a la hora de afrontar nuevos retos sociales y económicos. “La movilidad territorial, la capacidad de nuestras ciudades para generar actividad y empleo, para atraer población o para ser atractivos como destino turístico, exigen de la coordinación y colaboración de nuestras acciones y de nuestras políticas”, defendió. Y si Ana González aludía a la importancia de la economía del conocimiento en este momento, la regidora avilesina no perdió la oportunidad de enfatizar “el triunfo de la ciencia y la investigación” en el momento presente, que evidencia “cómo debemos afrontar el futuro”.

Mariví Monteserín durante su intervención. R.S.

Para Monteserín 2021 debe estar marcado por el compromiso colectivo de apoyar a aquellos sectores que se han visto más fuertemente sacudidos por la pandemia “además de reforzar nuestras fortalezas y proyectos de futuro”.

Para los 1,7 millones de muertos por el covid en todo el planeta, los más de 80 millones de personas infectadas, y los miles de millones de ciudadanos que han superado un confinamiento “con el consiguiente efecto sobre la actividad social y económica” tuvieron palabras de recuerdo los tres alcaldes al alzar la copa, más amarga si cabe, este año. “No queremos volver a estar solos en la mitad de la tierra”, planteó la alcaldesa anfitriona, “esta crisis ha evidenciado cómo la comarca de Avilés, junto a Gijón y Oviedo formamos un gran unidad de población cuya actividad y relaciones sociales son difícilmente diferenciables”, concluyó diciendo.

Compartir el artículo

stats