Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Trillo trae su “movida” a Avilés

El Niemeyer reabre, tras rebajarse las restricciones por la pandemia, con una muestra fotográfica sobre “tribus” juveniles de todo el mundo

“Los Ángeles, 2013”. | Miguel Trillo

“Los Ángeles, 2013”. | Miguel Trillo

El fotógrafo Miguel Trillo es uno de los cronistas de la legendaria Movida madrileña, la los primeros años ochenta, cuando cualquier tiempo pasado era bastante peor que el porvenir que se estaba construyendo. Trillo sacó su cámara a las calles de Prosperidad y del barrio de Maravillas y retrató el momento que era ser joven hace cuatro décadas completas. Ha pasado el tiempo, pero no las ganas de dejar constancia de la juventud. Eso es lo que hace con la exposición “Afluencias. Costa Este-Costa Oeste”, que se podrá visitar desde esta misma mañana en el Centro Niemeyer, en el foyer del auditorio del complejo cultural de la ría, lo que los organizadores llaman Sala Fotografía, hasta el próximo 30 de mayo. El horario, si no hay contraorden legal, es de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 horas.

Los jóvenes que salen en las fotos de Trillo no tienen nada de castizos: son de Vietnam, de Marruecos y de los Estados Unidos. La muestra la colgó por primera vez en la antigua Tabacalera, en el barrio de Embajadores de Madrid, de la mano del Ministerio de Cultura. Y así, con ese padrino, llegan a Avilés 80 imágenes, divididas por países. Cuando se centra en los Estados Unidos, abre el abanico a las dos costas: a Nueva York y a Los Ángeles, tan distantes como Rabat y Ciudad Ho Chi Minh (antigua Saigón).

“Saigón, 2011”. | Miguel Trillo

“Saigón, 2011”. | Miguel Trillo

La parte de la exposición se corresponde con las “Afluencias”, que son un conjunto de fotografías de detalle que hacen alusión, dicen los organizadores de la nueva muestra, “a aquello que da sentido a la juventud y les convierte en tribu: lugares de encuentro, objetos, tatuajes, abalorios....” O sea, que Miguel Trillo mantiene su poética, la que le hizo popular cuando el estallido del Madrid de Tierno Galván, Pedro Almodóvar o Fabio McNamara.

La muestra de Trillo está colgada en la sala correspondiente del Niemeyer desde finales del pasado mes de enero a la espera del levantamiento de las restricciones que afectan a las actividades culturales en el municipio avilesino. Este levantamiento es parcial, y eso explica que el autor no pueda acudir a la inauguración oficial de la exposición (Avilés sigue estando cerrada perimetralmente).

Otras actividades

El Niemeyer recupera también su programación, de tal modo que en las fechas más cercanas anuncia la proyección de una película y un concierto de música clásica.

El largometraje es “Nunca, casi nunca, a veces, siempre”. Está programado para mañana, jueves, a las 19.00 horas, en el auditorio del Niemeyer, ya que la sala cine se ha quedado para momentos alejados del covid-19. Escrita y dirigida por Eliza Hittman, el filme consiguió importantes galardones, como el del jurado en el Festival de Berlín de 2020 o el especial del jurado en el Festival Sundance.

“Casablanca, 2011”. | Miguel Trillo

“Casablanca, 2011”. | Miguel Trillo

La otra gran actividad de esta nueva desescalada es el recital del chelista avilesino Gabriel Ureña, que está previsto para el domingo (12.00 horas) en la cúpula del complejo cultural, que reabre, además, para volver a dar vida a “La emoción del espacio”, la muestra antológica de esculturas de autores tan superlativos como Picasso, Rodin, Miró, Oteiza, Moore o Man Ray que es propiedad de la Fundación Azcona.

El programa que anuncia Ureña, que se formó como músico en las aulas del Conservatorio de Avilés y que luego se ha convertido en uno de los concertistas más aclamados de la región (ha actuado como solista, por ejemplo, con la Filarmónica de Málaga y con la Sinfónica Nacional de México), cuenta con piezas de Bach y Hindemith.

Las entradas están a la venta en la página web del Centro Niemeyer y en su taquilla y en las de Laboral Ciudad de la Cultura.

Compartir el artículo

stats