Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Roces García Excoordinador de Ciudadanos Avilés

“Bye, bye, Ciudadanos: si Avilés no importa, si es una burbuja, yo aquí no hago nada”

“El partido queda con muy poca afiliación y la que tiene es no interviniente, todos los que tenían algo que decir se han ido”

José María García Roces. | M. V.

José María García Roces. | M. V. Amaya P. GIÓN

El que hasta hace apenas unas horas era el coordinador de Ciudadanos (Cs) Avilés, José María Roces García, ya no tiene nada de naranja. Anteayer presentó su dimisión: “Mi marcha es la confirmación de una gran decepción”, explica este hombre, buen orador, que fue muchas cosas en la política y en el ámbito sindical. Había sido elegido coordinador general de Cs Avilés tras dejar el cargo Javier Vidal García, que pasó a formar parte del grupo municipal.

–Ha explotado la crisis en Ciudadanos Avilés. ¿Cuál fue el detonante?

–El detonante es el completo abandono en el que estábamos. Todas las preguntas que hacíamos quedaban en el vacío, sin respuesta, teníamos que buscarnos la vida… Avilés era como una burbuja, siempre solos. Y esto nos ha ido minando hasta tal punto de que nos hemos ido: ninguno de los que nos hemos salido vivimos de la política, así que adiós y carretera. No tenemos por qué aguantar estas cosas.

–¿Cómo por ejemplo?

–Lo último fue lo de Alu Ibérica hace unos días, el voto de Ciudadanos en el Parlamento fue en contra de los intereses de Avilés. Y así con todo: hacen lo que les da la gana sin contar con nadie.

–¿Se imaginaba en diciembre, cuando fue reelegido, que esto podía acabar así?

–Sí, yo pensé que esto podía acabar así, pero también pensé que se podía reconducir la situación. Yo nunca puse trabas a nada y nunca dije nada de las cosas que veía mal, en todo caso esas cuestiones la trataba internamente; nunca me salgo del marco, para salirme del marco me salgo de la organización. Estos últimos días, en la asamblea, iba a presentar el programa “Avilés hacia el futuro” a los afiliados, para que ellos lo ampliaran y debatirlo antes de su aprobación. No pude presentarlo con la situación que se creó.

–Con la cascada de bajas, ¿en qué situación queda ahora el partido en Avilés?

–El partido queda con muy poca afiliación, y la que queda es afiliación no interviniente, como una afiliación dormida. Todos los que tenían algo que decir se han ido. Si ahora mismo me dicen que vuelva a hacer una candidatura digo: no puedo, no tengo a gente para estas cosas, para trabajar el futuro de Avilés. Yo no estoy aquí para satisfacción de nadie de Oviedo ni de Madrid. Yo quería cambiar Avilés. Y hay que hacer locuras para cambiar Avilés: Avilés está envejecida, está triste…

–¿A qué llama locuras?

–Si hay que poner a gente tocando el saxofón en la calle habrá que ponerla. Avilés no va a funcionar bien nunca si no la giramos hacia la ría. Gijón miró al mar y creció en todos los aspectos. En Avilés, en todos estos años del PSOE se hicieron cuatro pijadas y no todas buenas. No hemos tenido suerte, no hemos tenido ni un Gabino ni un Areces. Que tengamos las vías años y años ahí habiendo soluciones y más baratas, ¿por qué no se explotan? Tampoco es posible tener los mismos accesos a Avilés que hace 80 años: el tesoro que acumulamos dentro se presenta de pena.

–Ahora que se ha quedado en orfandad política, ¿se siente atraído por algún otro partido o desiste de militancia futura?

–Estos proyectos quedan en la basura. En Ciudadanos nadie los va a seguir: un jubilado o un ama de casa que son los que quedan afiliados no los van a seguir. Hay gente que me dijo de crear Liberales de Avilés, pero eso no va a ningún sitio. Eso no saca ni diez votos, eso está bien para entretenerse, pero yo no quiero entretenerme, yo quiero hacer cosas y llevarlas a la práctica. El interés por Avilés está por encima del interés del partido y si no puedo hacer nada me voy para casa, yo la vanidad la tengo satisfecha. “Bye, bye” (adiós, adiós), Ciudadanos.

–Ciudadanos a nivel nacional y también en Asturias vive una situación de constante ruptura. ¿Por qué?

–Yo estoy de acuerdo con la política que lleva Inés Arrimadas. No con la del ahora expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Pensar que llegas hoy y que en cuatro días vas a pasar al PP en votos es de soberbia y desconocimiento del mundo político. Con el PSOE habríamos dado una vuelta al país. Con el PSOE y Ciudadanos se podrían haber hecho cosas tremendas y después de cuatro años podríamos haber gestionado el paso.

–Ahora que habla del PSOE: Ciudadanos en Avilés es, dicen, la muleta del gobierno, ¿qué pasará a partir de ahora?

–Eso no lo sé. El partido tiene dos áreas: el área institucional en el Ayuntamiento y de organización en el partido. Vidal y yo estamos en perfecta sintonía, no había ningún resquicio al malentendido. Incluso ideológicamente estábamos en la misma sintonía. Al PSOE también le están tomando el pelo en Oviedo, lo que pasa es que ellos son muy disciplinados y se callan. Por ejemplo, lo de FP de La Grandiella quedará en nada. Lo que no está en los presupuestos no existe. Nosotros teníamos el proyecto de “Campus de FP de Asturias” para Avilés, ciudad industrial.

–¿De Ciudadanos en Avilés, por dónde cree que pasa el futuro: se proclamará una nueva candidatura, habrá varias, una gestora...?

–Los que quedan son elementos absolutamente pasivos. Ahora al ser menos afiliados la ejecutiva tiene menos integrantes. Yo creo que harán una gestora.

–¿ Le cogió por sorpresa la dimisión de la secretaria, Celia Fernández?

–No. No me sorprendió.

Compartir el artículo

stats