Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés despide al “padre” de la economía de la cultura

La Universidad llora a Víctor Fernández Blanco: “Era excepcional, un referente y un profesor sobresaliente”

El profesor Fernández Blanco, durante una conferencia en Avilés, en 2015. | Ricardo Solís

El profesor Fernández Blanco, durante una conferencia en Avilés, en 2015. | Ricardo Solís

“Como escribía Machado, Víctor era, en el buen sentido de la palabra, bueno”. Así definió ayer el economista Javier Suárez Pandiello a su colega y amigo Víctor Fernández Blanco, fallecido a los 60 años tras batallar durante los últimos contra la enfermedad.

Con su muerte la Facultad de Economía de la Universidad de Oviedo se vistió de luto. Fernández Blanco, avilesino del Carbayedo, era doctor en Ciencias Económicas y profesor titular de Fundamentos del Análisis Económico del departamento de Economía de la Universidad de Oviedo. Desarrolló su labor investigadora en el campo de la economía de la cultura, en general, y de la industria cinematográfica en particular, sobre la que ha escrito, entre otros: “El cine y su público en España. Un análisis económico” (1998) o “Cinéfilos videoadictos y telespectadores. Los perfiles de los consumidores de productos audiovisuales en España” (2002).

“Estamos consternados. Sabíamos de su enfermedad, pero no hay derecho a que se vaya gente tan joven. Fue mi profesor en la carrera, impartía la asignatura de Evolución del pensamiento económico, una asignatura muy particular en la que intercalaba anécdotas sin perder ni un ápice el rigor académico”, recordaba ayer Roberto Fernández-Llera, síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas del Principado de Asturias que también compartió muchas horas con Blanco ya como profesor universitario.

“Era una persona colaboradora al máximo y llevamos a cabo proyectos juntos. Era un referente en muchas cosas, pero sobre todo un especialista en Economía de la Cultura”, subrayó Fernández-Llera. Blanco deja viuda, Olga Casares e hija.

La despedida al profesor Fernández Blanco se celebró en la parroquia de San Melchor de Quirós en Oviedo. Miki López

A la Facultad de Economía llegaron ayer decenas de mensajes de apoyo a la familia, amigos y colegas del maestro Fernández Blanco. “Todas las pérdidas son irreparables, pero Víctor fue un referente, el padre de una disciplina, la Economía de la Cultura, a escala internacional”, manifestaba ayer Javier Suárez Pandiello, también economista. Pandiello y Blanco se conocían desde críos y el destino profesional no los separó.

Ambos estudiaron en lo que hoy es el colegio San Fernando y continuaron su formación en la Universidad de Oviedo. Los dos comenzaron también a trabajar con dos años de diferencia: “Somos amigos de toda la vida, aún me cuesta hablar de él en pasado. Nuestra relación iba más allá de lo estrictamente profesional”, apuntaba Pandiello, que describía a su colega como “un tipo excelente, magnífico”.

Y añadía: “Y no porque lo diga yo, que soy su amigo, sino porque es imposible que nadie diga algo malo de Víctor. Era un excelente profesor que hacía amena la clase de pensamiento económico y que era muy querido por sus alumnos, que siempre lo elegían a él”. Fernández Blanco recibió ayer sepultura en el cementerio de La Carriona.

Compartir el artículo

stats