Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juan josé fernández | | Coordinador de IU de Avilés, renueva hasta 2025
Juan José Fernández Coordinador de IU de Avilés

“Tuvimos diferencias con Podemos en política industrial, pero ahora hay sintonía”

“En Avilés hay un entendimiento con el PSOE que nunca hubo, debería valorarse el esfuerzo que estamos haciendo”

Juan José Fernández, en el barrio avilesino de Sabugo.

Juan José Fernández, en el barrio avilesino de Sabugo.

Juan José Fernández (Avilés, 1961) fue ratificado ayer como coordinador de Izquierda Unida (IU) de Avilés hasta junio de 2025. Hace cuatro años asumió el cargo con el “reto de poner en marcha una candidatura de confluencia con Podemos y con sectores de la izquierda, una apuesta arriesgada” en unos tiempos en los que el partido estaba dividido y las relaciones con la dirección regional “no eran buenas” . El resultado fue Cambia Avilés (CA), ahora primera fuerza de la oposición. “IU de Avilés tuvo que vencer muchas dificultades internas en Asturias para dar ese paso adelante con esa candidatura de confluencia y marcamos un poco el camino porque es el que van a seguir el resto de localidades asturianas. Avilés ha estado en la vanguardia del entendimiento entras las fuerzas de la alternativa”, comienza la entrevista .

–¿Y cuáles son los objetivos para esta nueva etapa?

–Consolidar el proyecto de Cambia Avilés y presentarnos a las elecciones municipales como una alternativa de gobierno.

–Da por seguro que Cambia Avilés volverá a concurrir a los próximos comicios.

–Lo que está asegurado es que hemos demostrado que somos capaces de entendernos, de poner por delante lo que nos une a lo que nos separa, de convivir dentro de un mismo grupo municipal y el bagaje es positivo. Nuestra intención es revalidarlo y presentar una candidatura de confluencia nuevamente. A nivel estatal al principio había dos proyectos políticos diferentes, incluso que chocaban, pero hoy en día creo que la sociedad nos ve como el mismo proyecto y nuestra presencia en el Gobierno central ha sido la reválida. Somos organizaciones que no solo sabemos reivindicar, también gestionar, y lo estamos demostrando en el Gobierno central. Son tiempos de unidad en la izquierda, lo son de la global y también de la alternativa.

–Por primera vez han conseguido una candidatura de consenso, ¿costó o fue sencillo?

–Como le decía antes, unos tiempos en los que se están dibujando en este país dos proyectos de sociedad, uno reaccionario y machista y otro progresista y feminista, han hecho que las fuerzas políticas de la izquierda evolucionemos mucho y seamos más capaces de entendernos que antes. La emergencia de la extrema derecha ha marcado un antes y un después. IU de Avilés y de Asturias no es ajena a esto. Hay una situación interna más de buscar la unidad y de proponer una salida progresista y de izquierdas. La izquierda siempre es más tendente a enfrentarse por ciertos detalles. Pero todos los militantes de IU compartimos una gran parte del proyecto político, tenemos un programa y a veces ese 10, 15 o 20 por ciento que no compartimos nos hace enfrentarnos, pero en el 80% estamos de acuerdo. Ese acuerdo ideológico que siempre existió en una formación tan definida ideológicamente como es IU se traduzca también en ser capaces de entendernos, de presentar una candidatura unitaria y de salir fortalecidos y cohesionados para presentar un proyecto de futuro capaz de seguir trabajando por la clase trabajadora en Avilés.

–Habla mucho de la necesidad de la unidad de la izquierda, ¿eso incluye llegar a acuerdos con el PSOE en Avilés?

–Bueno, eso no es una propuesta, es una realidad. Nosotros hemos llegado a muchos acuerdos con el grupo socialista en Avilés.

–¿Muchos? No ha sido en los últimos años, salvo en el caso del presupuesto ahora en vigor.

–En esta última etapa nunca nos habíamos puesto de acuerdo en cómo destinar los recursos públicos como ahora, pero nosotros siempre hemos compartido las políticas sociales con el PSOE en Avilés. De hecho, las políticas sociales que se desarrollan aquí no se entenderían sin IU. Hay otros temas en los que estamos enfrentados, evidentemente. Pero en estos momentos de pandemia había que arrimar el hombro y tratar de seguir el ejemplo del gobierno central. El objetivo de este acuerdo presupuestario fue hacer un escudo social a la avilesina, tratar de ayudar a la gente que como consecuencia de la pandemia estaba en situación de exclusión, de pobreza y marginación. Hoy por hoy en Avilés hay un nivel de entendimiento que nunca hubo.

–¿Y qué balance hace de esta primera mitad de mandato?

–La realidad es que el PSOE lleva gobernando casi 40 años en Avilés y que eso genera una cierta artrosis. La democracia es alternancia y exige renovación. También detectamos que falta capacidad de liderazgo. A principio de mandato intentamos llegar a una dinámica de diálogo con el PSOE para una colaboración de las fuerzas de la izquierda y ni siquiera se quisieron sentar a hablar. Tienen únicamente 10 de 25 concejales, deben cambiar el chip,  no estamos en tiempos de gobiernos en solitario sino de entendimiento.

–Percibo más desencuentros que encuentros...

–Tenemos encuentros: a nivel presupuestario, de políticas sociales. Pero también desencuentros. Mañana (por hoy) se va a votar en el Pleno la privatización del servicio de limpieza. Nosotros defendemos el modelo socialista de Emulsa en Gijón. Vamos a entregar la limpieza durante 10 años a una empresa, Urbaser, que antes era propietaria de ACS (era española), después pasó a manos chinas y hace poco a las de un fondo americano. Es decir, los beneficios de la gestión de la limpieza de nuestra ciudad se van a ir a América. Eso desde nuestro punto de vista no tiene ningún sentido. Nosotros defendemos la gestión pública de los servicios municipales. Los sueldos que tienen los trabajadores de Urbaser nos sonrojan. Nosotros defendemos el modelo socialista de Emulsa en Gijón y en eso diferimos. Y ese ha sido un escollo fundamental entre la relación del PSOE e IU: la privatización de la limpieza, del agua... El entendimiento pasa por acuerdos programáticos, no por cambiar cromos, como se hace en el Gobierno del Estado. Negociar es ceder. 

–Las diferencias entre IU y Podemos sobre política industrial han sido evidentes. ¿Hasta el punto de que se pueda llegar a un voto diferenciado?

–Sí, nosotros en el acuerdo de gobierno tenemos diferenciado el voto con normalidad. Eso ocurrió con el tema del Conservatorio, ocurrió también con la política industrial pero en ambos casos el diálogo nos ha acercado más que alejado. Hoy hay mucha más sintonía en política industrial sobre la base de la defensa del futuro de la industria y del empleo que había antes. Los desacuerdos eran en torno a cuestiones más de tipo estratégico que la filosofía tras mucho diálogo en Avilés y Asturias.

–¿Comparte IU la postura de Podemos sobre frenar la demolición de Baterías para mantener elementos y esperar a que haya un plan industrial?

–Vamos a ver, IU y el PSOE antes de surgir Podemos ya estábamos de acuerdo en mantener elementos emblemáticos del patrimonio industrial. Creo que es una necesidad, todas las ciudades tienen que tener una identidad y un recuerdo.

–¿Aunque suponga ralentizar el desarrollo del proyecto?

–¿Cómo ralentizar? Aquí lo que ocurre es que ahora mismo el proyecto está paralizado porque una situación presuntamente delictiva por parte de un antiguo dirigente del PSOE ha generado un nivel de desconfianza hacia ese proyecto que ha llevado a recurrir a una de las empresas que no consiguió el contrato de desmantelamiento. Ese es el principal problema que existe ahí ahora, no que los grupos de la oposición hagamos propuestas. Y toda la responsabilidad ahí es del PSOE, no nuestra.

–La Alcaldesa ve el apoyo de Cambia a los presupuestos algo coyuntural y cree que se dedican a erosionar cualquier actividad del pasado y del presente del PSOE.

–La Alcaldesa debería hacérselo mirar. Nosotros estamos trabajando codo con codo con ellos en el Plan de Movilidad, en el Consejo de Reactivación (CREA), hemos apoyado el presupuesto, estamos discutiendo continuamente qué hacer con el remanente. En vez de valorar en positivo algo en el seno de la izquierda que no se consigue desde hace muchos años, aprovecha las entrevistas para tirar piedras a un grupo de la oposición que no está haciendo la política de tierra quemada del PP. No se puede ser tan sectario ni morder la mano de quien está colaborando contigo en todos los proyectos. Lo que no pueden pretender es que dejamos de luchar contra la corrupción o que apoyemos privatizaciones, porque está en nuestro ADN.

Compartir el artículo

stats