Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Letras con honores al Padre Ángel

El avilesino Fernando Treceño denuncia el “egoísmo” de la sociedad y reivindica en su último libro el Nobel de la Paz para el sacerdote

Fernando Treceño, en la calle Palacio Valdés, con su último trabajo. | firma

Fernando Treceño, en la calle Palacio Valdés, con su último trabajo. | firma

El avilesino Fernando Alonso Treceño ha escrito un nuevo libro como homenaje al Padre Ángel. Se titula “Carta al Padre Ángel” (Editorial Letra Minúscula). Su misión está muy fundamentada por el autor: conseguir que el religioso asturiano y fundador de Mensajeros de la Paz sea designado como Premio Nobel de La Paz. “Argumentos no le faltan”, afirma el autor. Y resume así la filosofía de esta publicación: “Se trata de un homenaje a una persona que ha hecho el bien, a los niños, a los indefensos, a los moribundos…”, enumera el escritor, que loa al Padre Ángel y además, en su nueva obra, ha querido incorporar un “tratado de sabiduría y espiritualidad”.

Alonso Treceño parte de la idea que “la sociedad vive en un mundo enfermo en el que el fin justifica los medios y en el que nada tiene valor y reinan los doce pecados capitales”.

Defiende que “’Carta al padre Ángel’ es también una denuncia de la “sociedad egoísta que tiene miedo o desprecio al semejante, por eso es importante la fe y la esperanza”.

El autor ha enviado copias de su libro al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a dos expresidentes como Felipe González y José María Aznar, a los Reyes de España y al Papa Francisco. De esa manera quiere dar impulso más a la candidatura del Padre Ángel para que puede recoger, algún día, como él mismo defiende el Nobel de la Paz “por su labor en los últimos sesenta años con Mensajeros de la Paz, por su colaboración con la iglesia de San Antón, que está abierta 24 horas y ayuda a los necesitados,…”.

Tras “Carta a una niña que va a nacer”, “Carta a una niña que ya nació” y “Diariovirus: un mensaje de amor y paz”, Treceño se adentra en este trabajo en el ejemplo para la sociedad de una persona desprendida, que es modelo para muchos de vocación de servicio a la comunidad y a los grupos más necesitados. Y como defendía tras la presentación de “Diariovirus”, mantiene la idea de que “la humanidad está dormida. Vivimos un holocausto interior terrible”. Contra eso, afirma este abogado de profesión, “hay que aprender a ser felices. Llevar una vida sana, acorde a la naturaleza”. Y con los demás, como trata de demostrar en esta “Carta al Padre Ángel”.

Compartir el artículo

stats