Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aluvión de reservas por el manjar de La Arena

El Festival gastronómico de la angula regresa mañana tras un año de parón: “Las primeras peticiones de mesa llegaron en enero”

Por la izquierda, Jaime Menéndez, Eloína Iglesias, Arancha Burgueño, Francisco García, Manuel Miranda y Cándida Laguna, ayer, durante la presentación del Festival de la angula en el centro de interpretación Puerta del Mar. | N. O.

Vuelve el Festival gastronómico de la angula a San Juan de la Arena y Soto del Barco. Se pudo celebrar la edición de 2020 in extremis, antes del confinamiento, por lo que tan solo ha habido un año de pausa. Como bien versa el dicho de que “a veces hay que dar un paso hacia atrás para dar dos adelante”, todo apunta a que este será el caso. “Tenemos las reservas completas, esperamos que venga mucha gente”, celebran los hosteleros participantes.

Este año se celebra la 35.ª edición de un festival que inauguró hace más de tres décadas la asociación de hosteleros de aquellos tiempo. Entonces la ración de angula valía 500 pesetas y las reservas se agotaron el primer día. Desde aquel momento no ha habido tregua. “Es un festival consolidado”, festeja Jaime Menéndez, alcalde de Soto del Barco, quien comparte la alegría con Francisco García, concejal de Cultura. “Uno de los objetivos es desestacionalizar el turismo”, indica el edil. “Queremos que la gastronomía juegue un papel destacado en este sentido”, añade el Alcalde.

Durante la jornada de mañana, el sábado y el domingo, el precio de la cazuela será de 58 euros y el del menú –que incluye cazuela de angulas– de 78 euros. Para disfrutar de los manjares vendrán comensales de Madrid, Las Palmas, Tenerife, Valencia, Alicante, San Sebastián, Bilbao o Valladolid, entre otros lugares, según los hoteleros, quienes aseguran que hasta “el 98 por ciento viene de afuera”. “Serán tres días impresionante, nosotros tenemos todo completo”, festeja Manuel Miranda, del hotel Palacio de la Magdalena. Una alegría a la que se suma Cándida Laguna, de la sidrería La Deva: “La gente lleva preguntando por el festival desde enero”. Por su parte, Eloína Iglesias, de El Sibarita, asegura que el regreso de la cita “es un empujón muy fuerte para la hostelería local”, ya que como reconoce Arancha Burgueño, del restaurante La Escollera, “desde el principio de la pandemia estamos intentando sobrevivir como podemos”. A estos locales se suman también el restaurante Ría del Nalón, El Pescador, La Calea y Marsalada.

Compartir el artículo

stats